Skip to main content

Full text of "Filibusterías y yankees al hombro"

See other formats


UNIVERSITY OF NORTH CAROLINA 



BOOK CARD 

Please keep thiscard in 
bock pocket 



en £ 

en f: 



en £ 
en S 



en S 
en Xd 



••..••• [ 




s? 


\ 
\ 






\ 




[ 1 


J 




[ȣ 


\ 




as 


1V1 




K 


a 


_^ 


K 


!■— í 




Ifl 


ü¿ 




! ^ 


lü 


_ 


** 



.-J 



te ? M 



i ' 



n 



cnS 
en ¡5 

cus 

¡r S 

co í? 
en 5 
en «g 
en i? 
en? 



THE IIBRARY OF THE 

UNIVERSITY OF 

NORTH CAROLINA 

AT CHAPEL HILL 




ENDOWED BY THE 

DIALECTIC AND PHILANTHROPIC 

SOCIETIES 



PQ6629 

.271* 

F5 
1898 





a 00002 51737 9 



This book ¡s due at the WALTER R. DAVIS LIBRARY on 
the last date stamped under "Date Due." If not on hold it 
may be renewed by bringing it to the library. 



DATE RET 
DUE 


DATE RET 
DUE 










































































































































: orm No. 513, 
Rev, 1/84 









Digitized by the Internet Archive 

in 2012 with funding from 

University of North Carolina at Chapel Hill 



http://archive.org/details/filibusterasyyanOOprez 



FELIPE PÉREZ Y GONZÁLEZ 



FILIBUSTERAS 



YANKEKS AL HOMBRO 




MADRID: 1898 

IJOS DE E. HIDALGO, EDITORES 
Mayor, 1(> entresuelo 



FILIBUSTERIAS 

YANKEES AL HOMBRO 

REVISTAS CÓMICAS 

contra las fechorías y habladurías 

•de mambises, filibusteros, jingos y demás 

gentes de su calaña 



LIBROS DE FELIPE PÉREZ Y GONZÁLEZ 




ompas ele jabón 

Cuentos, chascarrillos, anécdotas, 

sucedidos, escritos en verso, con un 

prólogo de 

MIGUEL DE CERVANTES 



ün tomo (ilostrado), 4 pías. 



Burgos arfiflciate-s ^frK 

VERSOS Y ARTÍCULOS / Jj$L¿ \ 

con un | ■%&$£ 

PRÓLOGO - MAZURKA del maes'n CHUECA C,> Tf : ~ /',/ 

UN TOMO (ILUSTRADO), \ PTAS. 




¿Quieres 

que te cuente un cuento? 

Pues allá va un ciento, 
SUEVOS CUESTOS Y CHASCARRILLOS EN VERSO 



UN TOMO, 3 PESETAS 

PBCCATA ivxiJsruorA. 



UN TOMO, 4 50 PESETAS 



CHUCHERÍAS 

Fruslerías históricas y chascarrillos de la Historia. 



DH TOMO PROFUSAMENTE ILUSTRADO, 3 PESETAS 



VD 



FELIPE PÉREZ Y GONZÁLEZ 



FILIBUSTERAS 



YAMEES AL HOMBRO 




MADRIBí: 1898 

HIJOS DE E. HIDADGO, EDITl 

Mayor, 1(> entre^Hfi^cT CHAP^ 



Y ^ 

Es propiedad del autor. 
— Queda hecho el depósito 
que marca la ley. \ 

4 



.Establecimiento Tip.° de EL LIBERAL. Turco 7. 



mm El Liberal 

g^^n't, SUSCRIPCIÓN t ^ •" - v - •■^5l¡' í¿ -^' & -" >Ü££?° 

7T=¿?^ 7 ^= i «BRüJcñp rara :;': r '" 



'-¿ L ^bg. ,, «y<^—^j _, y « y^T - 



' ¿maue/sm 






<¿P//i tnm querido atniao u di- 
arfar: Q)edde que comenzó eH inicuo 

moiuiniento srjtaratidta en Cufia, if> je 
inició fia Jirotección, aun mdd inicua, 
uñad ceccd e'tcufiieria p otraddedcara- 
Ja, con que Alborecían á fioj mamfiided 
cufiauoj fio-j fifiifiudtero-j ¡f Jinaod " de 
foj Cátodo? ^Ünido-j, ine dediqué d 



FELIPE PÉREZ 



"jio-nerfaj en safJa,, en mid RSVIS- 

tas cómicas efe EL LIBERAL^ 

ua en serla, ya en frwna, se.jún fa 
ínefafe ¿fe fad na-tlelad juefiadta mlffe- 
aafann ef ed'atfo efe nú ed/ilrllu euan - 
efa fad emaela. 

¿^quéffad ea/njio-dlelaned ederllad 
af oo-far ¿fe fi Jifu/na—naefie melar 
que udteef fo safe—n tfedtlnaefad sófy 
d p¿L>¿r "f'edjiaee ef'un matin,, fian 
lew ajeareeienefo \ eutrante efa/ aña/ en 
efiJerented niímera/ efe EL LIBE- 
RA L^ u fian tenlef? fa fartu-na, sin 
efuefa Intnereelefa y efedefe faeno Ined/ie- 
raefa, efe aaradaráafannoj fonefaefp- 

[6] 



FIL DUSTF.RIAS 



soj fedored, que ñau me incitan áhtí* 
fficarfad reanimad en im í?o-fuinen,jmed 
Aap número suficiente Jiara f Henar fad '- 
tanted juíainad, aún efminancfo afau- 
nad, fad que menor me satidfacen. 

?&faao maf cet&eticfb ¿nmotfed- 
¿amente á aquéffad excitacioned fiarto 
fienéoo-fad u reqirocfuciencfo "fritó < feriad» 
dianad safo cfefmád comjifeto oficfo 
Jior su edcado mérito fiterario, aunque 
fad amjiaren ef cariño á mi Jiatria q 
efocfio ásud enemiaos, queauiaro-n mi 
Jifu/na ? 

¿Por si adi fuera, Jiara o f tener 
in/ufaencia/ior mi fcecaJo, atencfien - 

[7] 



FELIPE PÉREZ 



do a fad araved circundtanciad fiorque 
fiou Cdjtaíia atravieda/dedicaefjira- 
ducto tota? de fa /trímera edíáón, 
Do o eienyilared, sin deducir a adto 
afauno, d fa sudcnjtción nacional! fiara, 
adquirir nueva/ fuqued deauerra, u /i 
edto no se realizara "jtor cualquier 
circunó < tanda,, , Jiara socorro de loj m -, 
ferojoi jofdadoj cdjiaiiofed, que derra- 
man su sanare en defenda def fionor 
a de fa intearidad de fa ¿Patria. 

¿f pea iidted, mi querido director 
¿q amiqo, como fiadta fo mdd inútd 
juiede serür en edte cado Jiara añqo 
j¿ro¿ecfodo, siefjiúffico aca-ie erfe fi- 



FILIBUSTERAS 



&v con efjhpar que me fia JdjiendaJa 
eti airad a-cad¿aned. 

¿Par fa mam me ¿melarán síe/njire 
fa satidfaccím Je finiente a fa Jejia- 
ner affrenie Je edta afriffa ef na/nfre 
Je udieJJáfi Ja-fe ana jteqiieíia /trae- 
fia Jefqran car ¿fia que fe firafeda sil 
ajeciídi/no amiqa 




Madrid ó de Abril da 1893. 



[•J 



Fo:sía mambís 

Según leo en un diario, 
en Cuba la insurrección 
cuenta con un partidario 
.más feroz que Guillermón, 

pues contra España arremete 
con coraje y sin descanso 
usando, en vez de machete, 
su pluma, pluma de ganso. 

Apenas salió á campaña 
•el muy pedazo de atún, 
por querer herir á España 
hirió al sentido común; 

estropeó el castellano 
con brutalidad selvática, 
y no dejó un hueso sano 
•á la inocente gramática; 

y con ruda saña impía 
•en su acometividad, 
maltrató á la poesía 
y atropello á la v "ad. 

Viendo tanto disparate 
que no hay lector que resista, 
yo comprendo que aquel vate 
se llame separatista, 



FELIPE rV.P.EZ 



porque él mismo ha de pensar, 
mirando el propio interés, 
que se debe separar 
de los que andan en dos pies. 

Y ahí va, por si alguno halla 
mi frase airada y frenética, 
la muestra de esa metralla 
filibustero-poética: 

«Tu oprimes al fiel cubano 
»y hasta le haces pasar hambre, 
*no le dejas con tu mano 
*ni una gota de su sangre.» 

¡Oh, vate, por la ira ciego! 
Muchos ingenios habrá 
en Cuba... yo no lo niego, 
pero como el tuyo... ¡quiá! 

Mas ya que al hablar de España 
en la calumnia te inspiras, 
é inventas esa patraña 
y otra porción de mentiras, 

otra vez que airado y fiero 
quieras, como ahora, « arrancarte » > 
llámate fili-embiiste? o, 
que es como debes llamarte. 

19 Junio 1895. 



[12] 




¡Mal viajs! 

Un periódico argentino, 
que se titula El Viajero, 
viajero que, á lo que infi ro, 
va por el peor camino, 

dice con gran sans fafon 
que no es buen americano 
quien prive al pueblo cubano 
de su independización. 

La palabra ha de tener 
éxito, seguramente, 
y servirá para hacer 
el trabalenguas siguiente: 

*El Viajero está independizacionado-, ¿quién lo 
desi?idependizacio?iará? El desindependizacionador 
que lo dcsindependizacionare, buen desindepcndi- 
zacionador será.» 

Si atropellando el lenguaje 
airado El Viajero salta 
y sigue escribiendo así... 
lo que es para ese viaje 
las alforjas no hacen falta, 
pero el Diccionario sí. 

19 Junio 1695. 

[13] 




Riffeños y yankess 

Dicen que ahora los ríñenos, 
al ver que estamos metidos 
<en otros graves empeños 
se muestran muy atrevidos, 

y agregan que se prepara 
á aprovechar la ocasión 
-el gobierno de allá, para 
no dar la indemnización. 

¡Caramba! Es para asombrarse, 
si es cierto, el pensar que así 
procura c civilizarse» 
«1 imperio marroquí, 

pues con perfidia y con saña 
valerse de la ocasión, 
imaginando que España 
■está en grave situación, 

y echárselas de atrevido 
[14] 



FILIBÜSTERIAS 



para no dar lo debido 
ó para exigir lo injusto, 

es probar de un modo cierto 
que, sin locas exigencias, 
puede entrar en el concierto 
de las mayores potencias, 

pues si son cosa segura 
los intentos referidos, 
es colocarse... ¡á la altura 



de los Estados Unidos! 

26 Julio 1S95. 




[15 



« Guásimas» Filibusteras 

M. Gómez, ó sea Másimo, 
aunque él tan solo se firma 
M grande, abreviatura 
que fácilmente se explica... 

Bueno, pues Másimo ú M. 
que ha de ser de la familia 
del buen alcalde Don Lucas,, 
persona muy conocida, 

como general en jefe, 
que él así se denomina 
de aquel ejército liber- 
tador ó liber-ticida, 

que en Cuba sostiene guerra, 
traidora, feroz é inicua, 
no de valientes que luchan, 
de cobardes que asesinan, 

á los «camama-güeyanos» 
ha dirigido hace días 
\mpali"fiésto que empieza: 
A! mundo que nos admira!!! 

En el dicho pati-fiesto, 
con una «frescura» digna 
del Polo y por tanto impropia, 
de aquel caluroso clima, 

[16] 



FILIBÜSTERIAS 



habla de graneles victorias, 
que con su «presencia activa» 
ha logrado... acaso en sueños, 
porque de ellas no hay noticias. 

Y cuenta que en varias tomas 
se apoderó su cuadrilla 
de doscientos diez mil tiros, 
que es una bonita cifra, 

con los cuales el tal Gómez, 
rebosando de alegría, 
andará de tiros largos 
luciendo por la manigua. 

«General de alocuciones 
yo no soy», dice enseguida, 
porque es Máximo y modesto, 
aunque ya el mundo le admira!!! 

y más habrá de admirarle 
por su alocución mafíífica 
y por su literatura 
y su « sinvergüencería » . 

La alocución, patifiesto, 
proclama ó como se diga 
á los «Camama-güeyanos», 
va fechada en las Guásimas. 

¡Ahora lo comprendo todo! 
que es la frase consabida 
al descubrirse el misterio 
de la farsa que termina. 

¡Guasón! digo ¡Guasimón! 
Ese viundo que te admira!!! 
se está riendo á estas horas 

[17] 



FELIPE PÉREZ 



de tu fanfarronería, 

y de seguro te dice: 
«No vengas con más mentiras, 
ni con más baladronadas 
y déjate de guásimas» 
31 Junio 1895. 




Feminismo yankee 

En los Estados Unidos 
ya las mujeres realizan, 
sus deseos de ser libres 
y con valor se emancipan 

Mas lo chistoso del caso 
es que á los hombres les quitan 
oficios y profesiones, 
á que muchas se dedican. 

Y según curiosos datos 
de una notable estadística, 
que es oficial, según dice 
el diario que la publica, 

hay de veintiún mil tipógrafas 
(suprimo en todas las cifras 

[18] 



FILIBUSTERÍAS 



los picos, aunque hay algunos 
que casi en millares pican) 

y hay más de cien ingenieras 
y ochocientas periodistas 
y doscientas abogadas 
y mil clérigas (¡atiza!) 

y tenedoras de libros, 
(que llamarse deberían 
cucharas de libros) ¡veinti- 
siete mil! y entre dentistas, 

médicas y cirujanas, 
cinco mil (¡Dios nos asista! 
porque si ellas nos asisten 
pocos saldremos con vida). 

Y así, sucesivamente, 
hay cantidad infinita 
de arquitectos, empleadas, 
carpinteras y albañilas. 

Si los Estados Unidos 
en ese rumbo caminan, 
pronto habrán de convertirse 
en una especie de isla 

de San Calandran, y extraño 
que á la vez que se publican 
esos datos referentes 
á las hembras, no se diga 

cuántos hombres hay ahora 
que allí de doncellas sirvan, 
y cuántos amos de clériga 
y cuántos amos... de cría. 

10 Agosto 1895* 

[19] 




Mira> mira como subo de « Pregonero ¡ 
ÉL* besugo 

En Caracas publican 
El Pregonero, 
que es un periodiquito 
fili-embustero, 
y como otros papeles 
americanos, 
que en fili-embustería 
se dan las manos, 
cuando habla ahora de Cuba 
se desentona 
y solo son mentiras 
las que pregona, 
imitando á esos pobres 
chisgaravises, 
que hablan de las vicio?'ias 
de los mambises, 
é inventan estupendas 
«expediciones», 
que van en formidables 
embarcaciones, 

í 20 I 



FILIBUSTERAS 



llevando innumerables 
feroces gentes, 
perfectamente armadas 
hasta los dientes. 
Con aspecto tan grave, 
feroz y adusto, 
que al verse unos á otros 
se causan susto, 
pues cada uno lleva 
fusil, machete, 
y al cinto un cañoncito 
de á treinta y siete. 
Una vez ya lanzados 
por el camino 
«del canard, el infundio 
y el desatino, 
ya, es claro, aquellos diarios 
no se sujetan, 
y así son las noticias 
que nos espetan: 



*Los expedicionarios 

• saltan ? tierra 
»sin encontrará nadie 

*que haga la guerra, 
«porque los españoles 
«los ven de lejos 
»y corren asustados 
»como conejos: 
^prosiguen sin ningunas 

* dificultades, 

[21] 



FELIPE PÉREZ 



»se apoderan de villas 
»y de ciudades, 
»y á la hora, yendo todo 
«corno una seda, 
»son los amos, y en Cuba 
*ni un niño queda, 
«porque los insurrectos,, 
«fieros y rudos, 
»por donde van se comen 
«los niños crudos. 
»Y matan tantos blancos 
»de sus venganzas, 
»que allí todos los pueblos 
* son ya Matanzas. » 
Con tamaños dislates 
salen ufanos, 
algunos papelitos 
americanos, 
y aun algún europeo 
que los imita, 
por alguna modesta 
cuestión de guita. 
En cuanto á El Pregonero* 
nada me extraña, 
que invente esas mentiras 
si habla de España, 
pues por un dicho antiguo^ 
la causa infiero. 
¡Le habrán dado dos cuartos. 
al pregonero! 

13 Agosto 1895. 

[22J 



mm*m 



Indepandientícémonos 

En España hay señoritos 
que no quieren ser de España, 
y aspiran á independientes 
y reniegan de esta patria, 

que entre sus muchas desdichas 
tiene también la desgracia 
de tener hijos que son 
tontos, ó poco les falta. 

Eso del «separatismo» 
si en Cuba ofende y agravia, 
en España solamente 
mueve á risa ó mueve á lástima. 

Porque ; ería chistoso 
que, por ejemplo, mañana 

los «chicos» de cualquier parte 

dijeran: — ¡Rete-caramba! 

Ser españoles es cosa 
que nos aburre y nos carga. 
¡Nada! ¡Tndependienticémonos! 
Que es muy bonita palabra. 

Bien; pues se independientizaa 
y al fin forman, verbi gratia, 
una nación poderosa 
que Tontípolis se llama 

y se compone de un pueblo- 

[23] 



FILIBUSTERIAS 



con ciento ó doscientas casas 
divididas en dos barrios, 
Tontípolis alta y baja. 

Una mañana se irritan 
los de Tontípolis alta , 
y dicen: — Ya no queremos 
formar juntos esta patria. 

Este barrio se hace libre 
y desde ahora «se declara 
en nación independiente» 
•con diez calles y dos plazas. 

— ¡Alte! — >al escucharle dicen 
con natural arrogancia 
los de una calle. — Nosotros 
no hemos de ser menos, ¡cáspita! 

Y esta calle ya no es calle, 
•es nación que ya se basta 
para independientizarse, 

-con sus veinte ó txeinta casas. 

Y á los cuatro ó cinco meses, 
■ó á las dos ó tres semanas, 

■así independientizándose, 
poco á poco se separan, 

y cada individuo es una 
nación á quien nadie manda, 
y á quien se debe tratar 
-con respeto y diplomacia. 

Ese mal separatista 
-que ahora por lo visto, anda, 

[24] 



FILIBUSTERÍAS 



dicen que á- buenos muchachos 
y á honradas gentes contagia. 

Pero, es lo que yo les digo: 
Los que reniegan de España 
y pretenden «separarse,» 
— jbuen remedio! — ¡que se vayan! 

Y que busquen un desierto 
donde puedan á sus anchas 
formar la nación que sea 
satisfacción de sus ansias. 

■21 Septiembre 1393. 




Qu2so nortGMamsricano 

Por derechos de consumos 
cobraba el Ayuntamiento 
media peseta por kilo 
de los quesos extranjeros. 

Reclamó, según se dice, 
ía Cámara de Comercio, 
y ya parece que solo 
han de pagar veinte céntimos; 

[25] 

2 



FELIPE PÉREZ 



Los quesos de que se trata, 
según en la prensa leo, 
son de Holanda y de Suiza 
y nada que decir tengo. 

Pero con el que es preciso 
andarse con mucho tiento, 
para que no nos «rebajen,» 
como es sin duda el empeño, 

es con el queso que venga, 
bajo distintos pretextos, 
de los Estados Unidos... 
¡que nos quieren dar el queso! 

11 Noviembre 3895. 



i Bien hecho I 

Según algunos periódicos, 
se asegura qne en la Habana 
está ya restablecida 
la censura telegráfica. 

Eso está muy bien pensado 
y no habrá quien no lo aplauda, 
pues así sabremos solo 
lo que digan los que mandan. 

Que hay algo bueno, lo cuentan; 
que hay algo malo, lo callan; 
y así nos evitan penas, 
ya que penas nunca faltan; 

y ellos se evitan censuras, 

[26] 



FILTBUSTERIAS 



y sólo conquistan palmas, 
si lo malo no se sabe 
y lo bueno se propala. 

Además, que ya molesta, 
y mortifica y enfada, 
esa manía constante 
de curiosidad malsana. 

;Que el pueblo quiere noticias: 



¿Y con qué derecho? ¡Va.ya.1 
Dé los hombres que peleen, 
dé el dinero que haga falta, 

y no se meta á curio°o 
ni dé en esas malas mañas, 
y sepa lo que le digan 
los gobernantes... y basta. 

Y conténtese, si quiere, 
con saber cómo batallan 
los turcos y los armenios, 
según los partes de Fabra. 

De esas luchas deben darse 
noticias muy detalladas, 
porque, ;á quién no le interesan 
y afectan en nuestra patria? 

Y las de Cuba dejemos 
la misión de publicarlas 

á los diarios de Turquia, 
Armenia... o Mesopotamia. 

23 Diciembre 189'). 



[27] 



4B^ / n^ / B&- 



La trinidad mambís 

Rabí, Máximo Gómez y Maceo 
ahora en Proscenio están, por lo que leo. 

Ya es cuestión de decoro 
hacer que se retiren por el foro (i). 

18 Enero 1896. 



I 



(1) Desde que esto escribí 
ya Maceo y Habí 

perdieron— á Dios gracias— el pellejo; 
pero aún queda 6l peor, el chino viejo, 
que al cabo irá á buscarlos... ¿A que sí? 

[28] 




Sensibilería yankss 

Los Estados Unidos, 
según anuncian, 
nos mandan una nota 

— no sé si es «música hi- 
para recomendarnos 
tratar en Cuba 
á los filibusteros 

con gran dulzura. 

Ese afán me parece 
cosa muy justa. 
y, apoyándolo, voto 
por que se cumpla. 
;Ouién en Cuba sostiene 
sangrienta lucha? 
Pues unos niños que hacen 
sus travesuras. 

í 29 ] 



FELIPE PÉREZ 



Niño Mdsimo, el jefe 
de aquellas turbas; 
niño Antonio Maceo, 
que lo secunda; 
niño Quintín Banderas, 
que les ayuda; 
y niño Periquito... 

¡Cuatro criaturas! 
Y ;qué hacen los pobretes 
para la furia 
con que algunos desean 
que, al fin, sucumban? 
Que destruyen, incendian, 
matan, torturan, 
y profanan los muertos 
con fieras burlas... 
Oue descarrilan trenes, 



que a veces usan 
íamita... ¡Nada! 
iCuatro diabluras! 



Algunos yankees, gente 
sensible y culta, 
oue lynchan á cualquiera 
criando se atufan, 
sin andar con procesos 
ni con consultas, 
para ver si es culpable 
ó está sin culpa; 
que hasta en sus diversiones 
sólo disfrutan 

r 30 1 



FIÍ.IBUSTERIAS 



viendo á dos boxeadores 

que se desnucan, 
se han conmovido ahora 

— ¡oh, qué almas puras!- 
por si á los pobres niños 

mambises zurran . 
¡Eso es ser bueno y dulce 

como el azúcar 
con que comerciar quieren! 

¡Eso me gusta! 

Cuando llegue esa nota, 
que ahora se anuncia, 
contestemos humildes 
con gran finura, 
que cuando no nos quede 
memoria alguna 
del glorioso pasado, 
por desventura, 
nos amedrentaremos 
cuando nos gruñan, 
y á los niños mambises 
¡no haremos pupa! 

31 Enero 1896. 



[31 




j,v " ¿:-t. 



Comparsa filiiustera 

Hoy comentaba la gente, 
entre chanzas y entre risas, 
la noticia sorprendente 
de que en Cuba actualmente 
hay «guerrilleras mambisas.» 

Cuarenta filibusteras, 
atrevidas y guerreras, 
que representando están, 
con machetitos de veras, 
La isla de San Balandrán. 

La «jefa» de la cuadrilla 
que, aunque haya quien la derrote, 
es ¡terrible! cabecilla, 
se conoce por el mote 
chistoso de La Cabrilla. 

Razón habrá de seguro, 
que averiguar no procuro, 
ai llamarla de ese modo... 

[32] 



FILIBUSTERAS 



Y las otras me ñguro 

que tendrán el mismo apodo. 

Si equivocadas no están 
las noticias que nos dan 
en los últimos despachos, 
las «chicas mambisas» van 
vestidas de mamarrachos. 

Recorriendo el Camagüey 
lucen — ¡ay, como las coja 
en su excursión algún buey!- - 
calzón azul, blusa roja 
y sombrerito jarey. 

Y para mostrar, diabólicas, 
arrogancias hiperbólicas, 
que á luchar las han resuelto, 
llevan el cabello suelto, 
lleno de cintas simbólicas. 

Cuando aun la gente jovial 
en quien consiguió inñuir 
el disgusto general 
aquí pensó suprimir 
las fiestas de Carnaval, 

allí las «mambisas fieras» 
la ocasión aprovechando, 
atrevidas y guerreras, 
se echan al campo formando 
comparsas filibusteras. 

¡Caramba! En este momento 
leo que un destacamento, 

[U] 



FELIPE PÉREZ 



aunque lucharon valientes, 
consiguió el apresamiento 
de las chicas insurgentes. 

Lástima, si esto es así, 
que no puedan — ¡suerte ingrata!- 
mandárnoslas desde allí, 
y que estuvieran aquí 
el Domingo de Piñata; 

porque si á Madrid venían, 
no lo pasarían mal; 
así nos divertirían, 
y tal vez animarían 
las fiestas del Carnaval. 

17 Febrero 1896. 



'iBi? 



Hazañas filibusteras 

Maceo (Q. D. D. G.), 
—(Que Doscientos Diablos Guarden)- 
si, por fortuna, ha tenido 
término su vida infame, 
como desde Cuba dicen 

[M] 



FILIBUST^.OUS 



algunos corresponsales, 
era, según testimonios 
que hay de personas veraces, 
filibustero y bandido, 
y antropófago y salvaje. 

Un diario americano, 
■como una hazaña notable 
cuenta, que hallándose un día 
en la manigua, sin carne 
para su comida, hizo 
matar á un negro, sacarle 
los ríñones y ponérselos 
de principio, no se sabe 
si fritos ó salteados 
•ó con salsa de tomate. 

Maceo, tranquilamente 
dejó satisfecha el hambre, 
como si le hubieran dado 
el mejor de los manjares, 
y cuenta el mismo periódico 
que al conocer aquel lance 
Máximo, el generalísimo, 
exclamó con un arranque 
<ie entusiasmo, demostrando 
que á bruto siempre hay quien gane, 
pues peor es quien elogia 
•el crimen que quien lo hace: 
— ¡Ese Maceo es valiente!... — 
y es verdad, ¡valiente... cafre! 

Por si aquella valentía 
[35] 



FELirE TEREZ 



no resultaba bastante, 
cuenta el periódico otra 
brutalidad de igual clase. 
Niño Maceo tenía 
— nunca es posible que falte 
un tiesto para un Maceo — 
como predilecta amante, 
una modista francesa 
muy guapa, pero muy frágil, 
tanto que «se la pegaba» 
sin temor á su carácter. 

Pero Maceo, lo supo, 
juró irritado vengarse; 
sus instintos de antropófago 
se despertaron voraces, 
y ¡zas! le comió una oreja 
como el que se come un dátil. 

Si tiene tales hazañas 
en cuenta el Senado yankee, 
accediendo á los deseos 
de los que admiran y aplauden 
los hechos de aquel bandido 
y los de sus semejantes, 
y quiere llamar las cosas 
como es justo que se llamen, 
no beli-gerantes, débelos 
declarar viles- g erantes. 

25 Febrero 1S96. 



[36] 



Naturalmente 

Dicen que por varios puntos 
van cometiendo desmanes, 
cuadrillas de bandoleros, 
desalmados criminales. 

Quiera Dios que la noticia 
no llegue al Senado yankee, 
pues, de fijo, nos los quiere 
declarar beligerantes. 

29 Febrero] 898. 



iSóoo I 



Unos señores yankees, 
como unas furias 
lanzaron contra España 
torpes injurias, 
con frases tan groseras 
é impertinentes, 
que prueban la cultura 
de aquellas gentes. 
Mas ;qué puede esperarse 
de gentes ciegas, 
que amparan á Maceo 
y á sus colegas? 
Lo del que declarara 
de un modo igual 
«beligerante»... al Chato 
del Escorial. 

2 Marzo 1896. 

[37] 




<P¿Sí 



A «Th2 He w« York Ksralcl 

«El Heraldo Neoyorquino» 
The New -York Herald, que está 
por saber que piensa España 
lleno de curiosidad, 
quiso saber lo que opinan 
respecto al conflicto actual 
con los Estados Unidos 
los personajes de acá; 
y dirigió telegramas 
á la reina, á Castelar, 
á Moret y á otros notables 
sujetos de calidad, 
para conocer de un modo 
categórico y formal, 
si aprueban ó desaprueban 
ia indignación popular 
que ya por España toda 
va creciendo más y más; 
si el acuerdo de los yankees 
y su conducta procaz 

[38] 



FJLIBUSTERIAS 



les ha parecido bien 
•ó les ha sentado mal; 
si por la beligerancia 
habrá lío ó no lo habrá, 
y, por fin, si les parece 
guapo ó feo el Tío Sam. 

Aunque tal vez por olvido 
•ó por no saber quizás 
mis señas, aquél periódico, 
-curiosillo si los hay, 
•á mí no me ha preguntado 
mi opinión particular, 
yo, galantemente, quiero 
■decírsela y allá va. 

Lo que hoy sucede en España 
no les debe ni inquietar, 
pues no es nada... comparado 
con lo que sucederá. 
Hoy son gritos y algaradas; 
mas como dice el refrán/ 
principio quieren las cosas 
para llegar al final. 
El pueblo español es pobre 
pero tiene dignidad, 
y no ha de sufrir injurias 
■que no ha sufrido jamás, 
pues si le reta un gigante, 
aunque sea un Goliat, 
es David, que tira el arpa 
y dice... «¡Vamos allá!» 

[39] 



FELIPE TEREZ 



Como este pueblo es honrado 
y no, como otros, rapaz, 
no tiene las manos nunca 
ocupadas en robar, 
sino libres y dispuestas 
á ponerlas en la faz 
del que pretenda humillarle 
ó su honor quiera afrentar. 

Lo de la beligerancia 
es una barbaridad; 
el Tío Sam es todo un tío 
carnicero, no carnal, 
que tiene la bolsa llena 
y vacío lo demás, 
y esos honrados padrinos 
de los bandidos que están 
há tiempo asolando á Cuba, 
gente necia y lenguaraz, 
que ahora, por meterse en todo 
se metió en un lodazal 
y ha podido salpicarnos, 
sin poderlo remediar. 

Como es ya largo el romance, 
con esto no canso más. 
Ya sabe The New York Héralá 
mi opinión particular. 

4 Marzo 1896. 



[40] 



ijk'Jz 'fckft 'k.'fc^fc ti & m $& "^ *?"■''" '& $.$ ^ '*' '''.$* 






¡Viva la juventud! 

Aunque irritados é inquietes 
por el furor, se desborden 
contra mí muchos sujetos 
que son amigos del orden, 

confieso mis incesantes 
y entusiastas simpatías 
por los chicos estudiantes 
que protestan estos días, 

sin temer que se les llame 
imprudentes y aturdidos, 
contra la conducta infame 
de los Estados Unidos. 

Será meritoria acción 
la del que calla y se humilla 
si recibe un bofetón 
y aún pone la otra mejilla; 

pero esa «enorme prudencia», 
por exceso de virtud, 
no se le debe en conciencia 
pedir á la juventud, 

que ante el agravio se irrita 
y ruge ante el que la ofende 
y sin reñexión se agita 
y la calma no comprende, 

y prueba, con frases llenas 

[41] 



FELIPE PÉREZ 



de energía y de pasión, 

que tiene sangre en las venas 

y fuego en el corazón. 

Cuando viles extranjeros, 
con inexplicable saña, 
lanzan insultos groseros, 
hiriendo la honra de España, 

y con locura irrisoria, 
como quien escupe al sol, 
quieren empañar la gloria 
del ejército españo', 

ante la infame acritud 
de esa agresión insensata, 
jqueréis que la juventud 
tenga aquí sangre de horchata? 

En el concepto raquítico 
del «pasteleo» antipático, 
eso no será político 
y no será diplomático; 

pero en el concepto honroso, 
del que agravios no consiente, 
eso es digno y es hermoso, 
y es honrado y es valiente. 

¿Quién ve con ojos serenos 
á su nación afrentar, 
ni qué se puede hacer menos 
que rugir y protestar: 

De aquella gentes feroces 
atronad hoy los oídos: 
así lleguen vuestras voces 
á los Estados Unidos, 



FILHíUSTEHÍAS 



y ya que nos manifiesta 
su odio aquél Senado inculto, 
que resuene la protesta 
donde se escuchó el insulto. 

;Oue armar hoy ese jaleo 
puede ser inconveniente?... 
No lo dudo; es más, lo creo 
muy formal y firmemente; 

pero aun yo, que soy pacífico 
y al orden no soy hostil, 
ante el alarde magnifico 
de noble ardor juvenil, 

hoy siento con fuerza extraña 
por gritar tal inquietud, 
que he de gritar : — ¡ Viva España ! 

írnro lo íiurún + nrl I 

o Marzo 1896. 



y ¡viva la juventud! 




[ 43] 



Husyo agravio 



Un telegrama de Fabra, 

que está fechado en New York 

y confirmado por otros 

que la prensa publicó 

anoche, da la noticia 

de una salvajada atroz, 

cometida por los yankees 

en no sé qué población. 

Después de quemar retratos 

del niño rey español, 

quemaron una bandera 
de España, bailando al son 

de un himno, que rebuznaban 

con verdadero furor. 

Lo que no dice aquel parte, 
y es sensible la omisión, 
es qué ministro de Cleveland 
ha visto al embajador 
de España en aquella tierra 
para dar satisfacción 
con el apresuramiento 
con que aquí Elduayen la dio 
apenas hubo en España 
la más leve indicación 

[44] 



FILIBUSTERIAS 



de una protesta justísima 
contra un agravio feroz. 

La siempre sesuda Época, 
por incomprensible error, 
llama justa represalia 
■á aquellos hechos, que son 
nuevo ultraje de los yankees, 
por más inicuo mayor. 

De modo que nos insultan 
sin motivo y sin razón, 
•amparan á los mambises 
afrentando nuestro honor 
y si nosotros lanzamos 
un grito de indignación, 
ese grito es imprudencia 
•que causa á algunos horror. 

Pero á ese grito responde 
el que primero injurió, 
<x>n nueva y terrible ofensa, 
que es tolerarla baldón 
y eso es justa represalia... 
¡¡ Hombre! ¡Por amor Dios! 

Es decir, que si algún día 
voy tranquilamente yo 
por la calle, verbi gratia, 
y uno me quita el reloj 
y yole llamo ¡ratero! 
no merezco compasión, 
soy criminal é imprudente 
si me quejo en alta voz, 

[45] 



FELIPE PÉREZ 



y cualquier guardia del orden 
debe darme un palo ó dos; 
pero si el ratero airado 
á mí me llama ¡ladrón! 
ó me da una puñalada, 
porque «el hombre» se ofendió, 
;eso es represalia justad.. 
¡Caramba! ¡Qué ofuscación! 
A que si lo piensa bien 
dice La Época que no. 

Marzo 1896. 



% 



Algodón yankee 

Según La Época de anoche,, 
de los Estados Unidos 
mandan á España anualmente^ 
entre otros varios artículos 
algodón en rama, tanto 
que importan nuestros pedidos- 

[46] 



TILIHUSTF.PI\S 



unos sesenta millones 

de pesetas, y un buen pico. 

La Época que ya estos días 
«viene bien», con tal motivo 
propone que nadie traiga 
de allí algodón, pues lo mismo 
ó mejor y más barato 
puede hallarse, si es preciso, 
en Alemania ó Turquía, 
en Inglaterra ó Egipto. 

Yo aplaudo ese pensamiento, 
aunque, al realizarlo, opino 
que á algunos yankees se puede 
prestar con ello un servicio, 
porque ese algodón en rama 
que les sobrará, de fijo, 
— si acaso en aquella tierra 
hay gente con buen sentido, — 
le puede ser útil para 
que se tape los oídos 
cuando en sus Cámaras sigan 
disparando desatinos, 
los terribles hispanófobos, 
cumpliendo los compromisos 
que por unos cuantos «dollars» 
los pobres han contraído. 

9 Marzo 1896. 



[47] 






Jingos y bimitarras 

Cuando el domingo en Bilbao 
tocando estaba la banda 
de música en el paseo, 
entre aplausos entusiastas, 
el paso doble de Cádiz 
y el pueblo con toda el alma 
daba, en protesta de agravios, 
¡vivas! á la madre patria, 
y ¡mueras! contra los yankees, 
un bruto, causando alarma, 
dio á todos asco y vergüenza 
con un fiero «¡Muera España!» 

Por supuesto, la paliza 
que llevó fué soberana 
y ya tendrá para tiempo 
el recuerdo de su «hazaña», 
más vil que la de los yankees, 
que ésta, al fin, es gente extraña 
y aquél es un insensato 
hijo, que á su madre ultraja. 

Dicho sujeto — sujeto 
debe estar, y con mordaza — 
es, según dice la prensa, 
un furioso bizcaitarra. 

[48] 



FILIBUSTERIAS 



Nuestros enemigos fieros, 
que en los Estados Unidos 
á España injurian y afrentan 
con un proceder indigno, 
y para propia deshonra 
se han declarado padrinos 
de Rabí, Máximo Gómez, 
Maceo y demás bandidos 
•que en Cuba roban y matan, 
pero huyen si ven peligro, 
son mercachifles rapaces 
y patrioteros ridículos, 
•que con públicos alardes 
<le fingido patriotismo, 
encubren negocios sucios 
y miserables designios. 
Con vana sensiblería 
lloran como cocodrilos 
imaginarios tormentos 
y novelescos martirios 
de aquellos «pobres mambises», 
que hoy quieren más que á sus hijos, 
ellos que lynchan á un prójimo 
sin más ley que su capricho 
ni más razón que su antojo, 
y se quedan tan tranquilos. 

Pues bien; aquellos sujetos 
•que algunos llaman «sobrinos 
del tío Sam», aunque yo juzgo 
•que son más tíos... que el tío, 
segús dicen los periódicos, 

[49] 

s 



FELIPE PÉREZ 



son unos terribles jingos. 

Dios quiera librar á España, 
aun en sus desdichas grande, 
de bizcaitarras y jingos, 
de malos hijos y yankees, 
aunque repito que aquéllos 
resultan más repugnantes, 
tanto, que como á Chicago, 
vertí gratia, se les mande, 
si allí conocen sus hechos 
y allí su conducta saben, 
quizá hasta los mismos jingos 
se «jinguen» en esos cafres. 
10 Marzo 1896. 




[50] 



¡Un yank32 amigo! 

Entre los necios insultos 
de esa gentuza traidora, 
que con torpe vilipendio 
vive del dolo y del dólar, 

de Washington ha llegado 
una simpática nota 
de alguien que á España defiende 
y así á la justicia honra. 

Y si lo infame ó grotesco 
merece censura ó mofa, 
lo que es honrado y es justo 
es digno de aplauso y loa. 

Mister Hale, en el Senado, 
con la justicia por norma, 
ha probado á sus colegas 
que su conducta es odiosa. 

Yo dudo que sus razones, 
con ser claras y ser sólidas 
hayan, por fin, convencido 
á los Shérman y á los Mórgan r 

y á toda aquella gentuza 
que ahora contra España arroja 
el lodo en que se revuelca 
y su baba ponzoñosa. 

Yo dudo que, al cabo, logre 
su voz, aunque noble, sola, 
triunfar de aquellos propósitos 

[51J 



FELIPE PÉREZ 



que en torpe lucro se apoyan, 
porque es empresa más fácil 
convertir salvajes hordas, 
que convencer senadores 
que calumnian porque cobran. 
Yo creo que si aquí algunos 
hoy con optimismos gozan, 
pronto vendrá el desengaño 
causando impresión más honda, 

pues nada puede esperarse 
que á noble impulso responda 
de gente venal que tiene 
por corazón una bolsa, 

y si, al fin, se aplaca, solo 
porque á su negocio importa 
y porque quien juzgó débil 
no se asusta ni se apoca, 

seguirá seguramente 
sus manejos en las sombras, 
para herirnos por la espalda, 
si de frente no lo logra. 

Pero justo es por lo mismo 
que á quien en tal sitio y forma 
hoy su afecto nos demuestra 
nuestro afecto corresponda, 

y yo por ello gustoso 
aquí, con el alma toda, 
digo á Mister Hale: — «¡Ole!» 
y digo á los otros; — «¡Hola!» 

Marzo 1896. 



[52 




SI tres de espadas yankse 

LA ESPADA DE MORGAN 

— Sí, señores senadores, 
mis honorables colegas, 
yo soy un yankee valiente, 
aunque algunos no lo crean, 

y para probarlo ahora 
y que en España lo sepan, 
diré que cuando yo hablo 
todos los que oyen mi arenga 

exclaman «¡Valiente bruto!» 
Lo de «bruto» no me afecta, 
pues queda lo de «valiente», 
que es lo que á mí me interesa. 

Hoy probar mi valor quiero 
con más formidable prueba, 
porque me vale unos «dollars» 
y eso siempre tiene cuenta. 

Los ni/los filibusteros, 
que son personas muy buenas 
y si incendian, roban, matan, 
lo hacen con delicadeza, 

son vítimas inocentes 
de la española fiereza, 

[53] 



PELIPE PÉREZ 



que ahora quiere hacerles ////to 
y no los mima ni obsequia. 

Y eso, señores, no puede 
consentirse ya en América 
donde hay, como yo, personas 
mú sensibles y mú tiernas. 

Y sobre todo tan dulces, 
que á mí para que defienda 
á aquellos niños me pagan 
empresas «azucareras». 

¡Sus! Amigos senadores, 
ayudad á esas empresas 
procurando que al fin Cuba 
consiga su independencia, 

y si España se incomoda, 
que se aguante por las buenas, 
y si no se aguanta y grita 
declarémosle la guerra. 

Yo echo en la arena mi espada 
para que mi valor vean, 
y con la vaina me quedo 
poique es buena, ¡pero buena! 

LA ESPADA DE DÁMOCLES 

— ¡Canastos! Los españoles 
se agitan y vociferan, 
y ante las baladronadas 
no se achican ni se aterran. 

Ellos que están, según dicen, 
hoy en la mayor miseria, 

[54] 



FILIBUSTERIAS 



procuran sacar dinero 
aun del centro de la tierra, 

y anteponiendo orgullosos 
al negocio la vergüenza 
— cosa que aquí no se explica — 
á defenderse se aprestan. 

Esos Quijotes, atentos 
al honor de su bandera, 
desprecian la mercancía, 
que es lo que nos interesa, 

y nos darán un mal rato 
si á nuestro comercio atentan, 
y el comercio es lo primero, 
dígase lo que se quiera. 

Habrá, pues, que «comprimirse» 
antes que se arme la gresca, 
y aplacemos el asunto 
sin decir hasta qué feeha. 

Así calmará sus iras 
aquella nación soberbia; 
seguiremos en las sombras 
laborando con cautela 

y en España hará el Gobierno 
extremada la prudencia, 
porque tendrá nuestra espada 
siempre sobre la cabeza. 

LA VERDADERA ESPADA 



Insúltennos agresivos 
con palabrotas groseras, 

[55] 



FELIPE PÉREZ 



ó amenacen solamente 
como enanos de la venta. 

España no se intimida 
por tamaño ni por faerza; 
que aquí en luchas desiguales 
es donde el valor se muestra: 

ni fía en aplazamientos 
con amenaza encubierta, 
ni esas espadas le importan 
«arrojadas ó suspensas». 

y sabe ya que la espada 
con que amenazarla intentan 
es la de Bernardo... Morgan 
ó la de Bernardo... Shérman. 

13 Marzo 1896. 




[ M ( 






Burlas del tiempo 



— ¡Querido amigo don Pablo! 
— ¡Querido amigo don Pedro! 
— ¿Cómo va usted, sin cautela, 
ya de verano y á cuerpo? 
— Su extrañeza me sorprende, 
porque más extraño encuentro 
ver á usted tan abrigado 
con este calor tremendo. 
— Es que este calor, amigo, 
es un calor pasajero, 
impropio y «extemporáneo», 
que no es ni puede ser bueno, 
y si cesa de repente, 
y cuando no lo esperemos, 
el que ha soltado el abrigo 
de fijo se queda «fresco». 
— ¿Prefiere usted sofocarse? 
— Pues vaya si lo prefiero. 
— ¿Y sudar la gota gorda? 
— Los malos humores suelto. 
— ¡Qué exceso de precauciones! 
— Nunca es pecado ese exceso. 
— Está usted loco, don Pablo. 

f57] 



FELIPE PÉREZ 



— :Qué le hemos de hacer, don Pedro? 

— A... mi... mi... go don Pa... pa... blo. 
— ¿Está usted malo don Pedro: 
— Titi... rito de fri... frío. 
|Oué cam... cambio de ti... tiempo 
tan... tan inespe... perado! 
■ — Pues yo, amigo, no lo siento; 
como no solté el abrigo 
de ese frió me defiendo. 
— Yo ere... creo estar ma... malo 
y vo... voy por el mé... médico. 
No pu... puedo te... tenerme 
y ni sé lo que si... siento. 
— Usté ha tenido la culpa; 
no culpe á nadie por ello. 
Ouiera Dios que llegue á punto 
de hallar eficaz remedio. 
— Gra... gra... gracias, don Pa... pablo... 
— ¡Que usté se alivie, don Pedro! 

Cambios de temperatura 
repentinos y completos 
causan en los confiados 
los más terribles efectos. 
Un calor digno de Agosto 
hace á las tres, pero luego 
á las seis de pronto hace 
un frío digno de Enero. 
Tuvimos con el tío Sam 
un terrible «enfriamiento», 

[58] 



FILIBUSTERAS 



por su «frescura» increíble 
al injuriar á este pueblo; 
pero puestos al «abrigo» 
•de nuestro honor y de nuestro 
patriotismo, hemos logrado 
no enfriarnos un momento. 

Ahora nos dicen que el tío 
ha cambiado de bisiesto, 
y el «buen tiempo » de otros días 
nos aseguran que ha vuelto, 
por lo que muchos incautos, 
confiados en extremo, 
sueltan «por no sofocarse», 
siguiendo torpes consejos, 
aquel abrigo y se exponen 
á quedarse pronto yertos. 

Porque «digan lo que quieran 
los barómetros», yo creo 
que hoy nadie debe fiarse 
de los yankees ni del tiempo, (i) 

U Marzo 1896. 



(í) Como siempre fui profeta 

al escribir estos versos, 
para prevenir que estaba 
en confianza el riesgo. 

Como siempre no hizo caso 
de emis coplas» el gobierno, 
porque estas son cosas cómicas 
y él era sensato y serio, 

y como siempre se ha visto 
que hay que «arreglar» el proverbio 
y decir: «Para verdades 
JFelipe Pérez ... y el tiempo.» 
5 de Abril de 1898. 

[59] 



iiiiiiu: *t nuil 



¡Que no lo sepan! 

Vecinos de Olaveaga, 
según cuentan los periódicos , 
con palos, piedras y chuzos 
mataron á un perro hidrófobo, 

que mordió á cinco personas; 
pero que, al fin, ¡iba solo! 
y fué agredido por tantos 
con saña y furor odiosos. 

Si esta noticia terrible 
se sabe en el Capitolio 

de Washinton ¡Dios eterno! 

;Oué pensarán de nosotros? 

Ellos que son tan sensibles, 
de fijo llegan al colmo 
de la indignación y acuerdan 
que se nos borre del globo. 

Y nos llamarán crueles 
y tal vez, en nuestro oprobio, 
boten la beligerancia 
para los perros rabiosos. 
16 Marzo 1696. 



[60] 



<$B^ áSF- / fflc^ 



Mister Cali 

En el Senado norteamericano 
siguen con fiera saña 
y con lenguaje torpe y chabacano 
diciendo necedades contra España. 

Ahora es un mister Cali quien nos injuria, 
con extremada furia, 
resultando el mejor de los padrinos 
de los pobres mambises asesinos. 

Pero si allí hay sensatos senadores 
que amparan la verdad y la justicia, 
y con valor rechazan los clamores 
del dolo, la calumnia y la malicia, 
tendrá por su conducta despreciable 
el merecido fruto, 
si alguno, cuando hable 
le dice á mister Cali: — [Cali... ate, bruto! 

18 Marzo 1896. 



La fiesta del árbol 

«La fiesta del arbolito», 
que á celebrar se disponen 
en esta villa del oso, 
con un entusiasmo enorme, 
[61] 



PELIPE PÉREZ 



es de lo mas oportuno 
en estos tiempos que corren 
porque es una fiesta yankee 
que hoy viene como de molde. 

Varios periódicos temen 
que la fiesta se malogre 
porque aquella circunstancia 
disguste á los españoles. 

Pero yo sé que la fiesta 
que harán en la villa y corte 
de la otra se diferencia 
en notables pormenores. 

En los Estados Unidos, 
según formales informes; 
se celebra aquella fiesta 
al hacer las elecciones, 

y en vez de plantar arbustos 
j>lanta.7i varios senadores, 
que algunos riegan con oro 
para que el negocio «brote» 

y luego, al hablar de España, 
iracundos y feroces, 
se transforman de repente 
y se vuelven alcornoques, 

\1 Marzo 1396. 



£62J 



Pero, señor alcalde*** 

En Ronda hicieron el lunes 
el primer acto de Cádiz, 
y hubo ¡vivas! á la patria 
y hubo ¡mueras! á los yankees. 

Pero el alcalde de Ronda, 
que no debió entusiasmarse, 
ó que es un gran diplomático 
además de ser alcalde, 

á fin de evitar conflictos 
de «esos» internacionales 
que preocupan á las serias 
y diznas autoridades , 

recomendó que no vuelva, 
por ahora, á representarse 
Cádiz, no se enteren Morgan, 
Cali y Shérman y se enfaden. 

Aquí en Madrid la regente 
quiso, un mes apenas hace, 
ver de nuevo aquella obra, 
que el público siempre aplaude, 

y el ministro de la Guerra 
condecoró, «en dos arranques», 
•á los que hicieron la marcha, 
que ahora se oye en todas partes. 

Pero el alcalde de Ronda, 
que por n o eclipsar á nadie, 

[63] 



FELIPE PÉREZ 



no ha de eclipsar al de Móstoles 
en su patriótico alarde, 

con aquella peregrina 
«recomendación», hoy «parte» 
á los artistas y autores 
como el recurso más fácil, 

para evitar que los buenos 
españoles se entusiasmen, 
y otra vez se irrite Morgan 
y la espada desenvaine. 

Señor alcalde rondeño, 
la prudencia es muy loable, 
y han de aplaudir su conducta 
en Guásinton, si lo saben; 

pero tenga usía en cuenta 
que aquí no es prudente entrarse,. 
no de Ronda, de rondón 
en las arbitrariedades. 
18 Marzo 1896. 



I 



<6é] 




Cosas del « World ■ 



El World afirma muy formalmente 
que ha descubieito ye de qué modo 
ha conseguido la diplomacia 
sin gastar tinta ni gastar oro, 

que en el furioso Senado yankee, 
tan irritado contra nosotros, 
vayan saliendo ya senadores 
que á España presten tenaz apoyo. 

Una española guapa y viuda, 
de lindo cuerpo, de bello rostro, 
de tez morena, de fresca boca, 
de negro pelo, de ardientes ojos, 

siempre que se habla de lo de España 
va á las sesiones del Capitolio , 
y en la tribuna con su persona, 
produce á un tiempo placer y asombro. 

Después anima con sus miradas 
y con sus guiños más insidiosos 
á los que justos nos favorecen 

[65] 



FELIPE PÉREZ 



y para España tienen elogios. 

Naturalmente, los senadores, 
que son sensibles, están ya locos, 
pues la española, guapa y viuda, 
hace en sus pechos fieros destrozos. 

Pero ¡ay! la viuda no es tal viuda... 
— lo ha averiguado ya aquel periódico — 
es UN agente seductor... ¡Cáspita! 
que allí han mandado con tal propósito. 

¿Conque UN agente? ¡Caracolitos! 
Pues es un chasco de los más gordos, 
y de seguro Morgan y Sherman 
ahora se burlan ya de los otros, 

pues dirán ellos: — Eso no pasa 
á los que piensan en el negocio, 
y si se prendan de buenos «dollars» 
no se enamoran de bellos ojos. 

23 Marzo 1896. 




Pongo por caso 



— Supon tú que el mejor día, 
porque tu mujer es guapa 
y rica y yo necesito 
encontrar así una ganga, 

[66] 



FILIBUSTERAS 



quiero «dejarla viuda» 

y lograr su mano blanca, 

y supon que al mismo tiempo 

la Fortuna me depara 

algún enemigo tuyo 

que por matarte me paga. 

Supon que yo acuerdo entonces 
«pegarte» una puñalada 
y para «justificarlo» 
acuerdo, á la vez, con saña, 
decir que eres un tunante, 
bribón, granuja y canalla, 
un marido irresistible 
y un tiranuelo en tu casa. 

Bueno; pues tú te incomodas, 
y es natural, te preparas 
á defender tu pellejo 
y á ofender al que te agravia, 
porque tú tienes decoro, 
que es cosa que á mí me falta, 
y no toleras insultos 
ni te asustas por bravatas. 

Yo, al ver tu actitud, comprendo 
que puede salirme cara 
la broma, y temo que puedas 
armar una zaragata 
y estropearme el comercio 
si al fin á reñir te lanzas, 
porque soy, con casa abierta, 
comerciante, verbi gratia. 
Y ya entonces voy cediendo, 

[67] 



FELIPE PÉREZ 



ante tu noble arrogancia, 
para mejor engañarte 
cuando recobres la calma, 
y ya que no frente á frente, 
herirte, al fin, por la espalda 
y en testimonio de alecto, 
y de que en mí ya no hay saña, 
acuerdo tranquilamente 
«pegarte» la puñalada; 
pero con muy buenos modos 
y sin groseras palabras. 

Vamos á ver: en tal caso, 
jqué harías: La cosa es clara. 
Quedar tranquilo y contento 
y hasta darme muchas gracias 
por la prueba de cariño, 
de bondad v de confianza. 
Pues es lo que ocurre, salvo 
detalles sin importancia, 
con los Estados Unidos 
en la cuestión con España. 
Al ver que no sufre agravios 
ni se asusta de amenazas, 
ni «su estado» la acoquina, 
ni «otros Estados » la espantan, 
ya los senadores yankees 
en sus ataques amainan 
y acuerdan que al fin se vote 
lo de la beligerancia; 
pero sin «palabras gruesas», 
ni intervención por las armas 

[68] 



FILIBUSTERÍAS 



para evitar el peligro 
de guerras que estropearan 
el comercio de los cerdos, 
•algodones y patatas. 

Si España no lo agradece, 
resultará tan ingrata 
como lo fueras tú mismo 
si no me dieras las gracias 
por «suprimirlos insultos 
al herirte por la espalda», 
para hacer yo mi negocio 
y servir á quien me paga. 

•25 Marzo 1896. 




i Ss explica ! 

Sherman, ese yankee fiero, 
desvergonzado y grosero 
que, con «bien pagada» saña, 
ataca y ofende á España 
dicen que ha sido ¡negrero 1 . 

La noticia es muy formal 
de un diario de su país. 
Comprendo su alarde actual, 
pues viene á ser casi igual 
Sherman vil que ser mam-bís. 
m Marzo 1896. 

[69] 




;Míss! ¡¡Missü ¡¡¡Missül 



Una miss de miss pecados, 
llamada miss Mary Lówell, 
que es, según dice un periódico,, 
superintendenta (¡ole 
por la superintendenta!) 
de la benéfica y noble 
sección de misericordia 
de una asociación de jóvenes 
yankas, ó como se diga, 
conocida por el nombre 
de Sociedad de Temfila7iza, 
para demostrar al orbe 
que es templada, en un artículo,, 
que arde en un candil, nos pone 
de oro y azul ¡picarona! 
á todos los españoles. 

Según la miss, en España 
somos salvajes feroces, 

[70] 



FIL1BUSTERIAS 



que en las corridas de toros, 
Guando el toro «no responde», 
nos lanzamos á la arena 
con fieras imprecaciones 
y con puñales, ¡puñales!, 
que llevamos no sé dónde, 
si en la faja... ó en la liga, 
al toro hacemos gigote, 
saltándole antes los ojos 
para que no vea «el pobre» 
aquel horrible espectáculo 
de ferocidad enorme. 

La miss (¡zape!), que sin duda 
nuestras costumbres conoce 
al dedillo, afirma luego 
que aquí en España los hombres 
somos unos «iznorantes», 
y no hay sabios ni escritores, 
ni hay artistas ni políticos, 
sino á lo más diez ó doce, 
pues como lo que dá guita, 
palmas, tabacos y honores, 
es el ser toreros, todos 
los picaros españoles 
ó casi todos gastamos 
coleta y tenemos mote 
y somos banderilleros, 
espadas ó picadores. 

Esa miss de miss pecados, 
superintendenta (¡ole 
por la superintendenta!) 

[71] 



FELIPE PÉREZ 



de la benéfica y noble 
sección de misericordia, 
de seguro se propone, 
al saber nuestras desdichas, 
proporcionaros el goce 
de reir con sus dislates 
y con sus insultos, porque 
ella es misericordiosa, 
aunque algo se desahogue, 
por ser á la vez templada 
y bueno es que se le note. 

1 Abril 1896. 



Uf 



f72l 




^n 



[Por mi gallo! 



El diario Las Novedades, 
de Nueva York, cuenta un « rasgo i 
•de esa fiera hispanofobia 
que hace en los yan&ees estragos. 

En Tampa, algunos quisieron 
proporcionarse un buen rato, 
y «dejar vencida» á España 
■en una riña... de gallos. 

Llevaron con ese objeto 
uno muy fino y muy bravo, 
vencedor ya en varias riñas, 
dándole el nombre de Máximo, 

y llevaron otro enfermo, 
-casi ciego y medio inválido, 
propio para la derrota, 
llamándole Valeriano. 

Pero como muchas veces 
la casualidad da chascos, 

[73] 



FELIPE PÉREZ 



y el tiro por la culata 
sale en otros muchos casos, 

el gallo español de un golpe 
terrible, certero, rápido, 
hirió al mambís con tal tino, 
que quedó muerto en el acto. 

El chasco fué tan terrible 
que, furiosos é irritados, 
gritando: ¡Venganza y guerra!, 
con un valor temerario, 

con un arrojo inaudito, 
con esfuerzo sobrehumano, 
digno de que una epopeya 
lo inmortalice en sus cantos, 

aquellos heroicos yankees, 
con puñales y con palos, 
sin reparar en su riesgo 
ni en las fuerzas del contrario, 

con empuje irresistible 
á la lucha se lanzaron 
y, entre furibundos gritos, 
dieron fin de nuestro gallo. 

¡Oh, hazaña maravillosa, 
que causa asombro y espanto! 
¡Oh, heroísmo prodigioso, 
digno de perpetuos lauros! 

¡Oh, culto pueblo de Tampa, 
tan noble como esforzado, 
tan fiero como sublime, 
tan sencillo como bárbaro! 

Tu fama estará en la historia 



FILIBUSTERIAS 



por los años de los años, 
y en tu blasón desde hoy 
debe figurar un gallo 

rendido, pelado y muerto 
por innumerables manos, 
con un letrero que diga, 
tu dulce nombre ensalzando: 

«¡Qué aventura Tampa-smosal 
»¡Qué heroismo Tam¿>a-\msLÚol 
»¡Qué arrogancia TtiM¿>a-tente. 
»y qué pueblo TamJ>a-yeíSol» 

Pero aunque el gallo rendiste 
no te fíes por si acaso, 
Tampa, porque aún, si es preciso, 
puede España «alzar el gallo». 

3 Abril 1896. 




<Una de Cali y otra de IL 

Cali, cuya majadería 
aumenta á cada minuto, 
de quien dije el otro día 
que, cuando habla, alguien debía 
decirle: — ¡Cáll... ate, bruto!, 

de nuevo se ha declarado 

[75] 



FELIPE PÉREZ 



amparador de bandidos, 

y á nuestra patria ha insultado 

con furor en el Senado 

de los Estados Unidos, 

Tan burda, cursi, grosera 
y disparatada era 
su última proposición, 
que ni «los suyos» siquiera 
pidieron la discusión; 

porque su inmundo babeo, 
digno del sufrido fiasco, 
yo seguramente creo 
que produciría asco 
al mismísimo Maceo. 

Hay quien se ofende y se altera 
por tanto villano insulto, 
y por tanta injuria fiera, 
y hallar á mano quisiera 
á aquel senador inculto. 

Pero á mi risa me da 
ver cómo ese Cali las gasta... 



;Ouerer castigarle:... ¡Barí! 
Para un Cali como ese basta 
el call-icida Escrivá. 



4 Abril 1396. 



[76] 




Triunfos memo^dramáticos 

En Nueva York se ha estrenado 
hace poco un melodrama, 
El último golpe, que es 
un golpe... de mucha gracia. 

Su autor, un poeta «yankee», 
con un ingenio que espanta, 
una inventiva que asusta 
y un talentazo que pasma, 

así, «de golpe» y porrazo 
les da la beligerancia 
■k los mambises, haciendo 
que nos venzan con las armas. 

No hay que decir que en la obra, 
insultando á nuestra patria, 
-se trata á los españoles 
de asesinos y de mandrias, 

y á los nobles y valientes 
filibusteros se ensalza, 
y se les pone en las nubes, 
llenándolos de alabanzas. 

En el memodrama hay 

[77] 



FELIPE PÉREZ 



reñidísimas batallas, 

en que los mambises siempre 

nos zurran y descalabran, 

con gran gozo de los yankees, 
que aplauden y Le entusiasman 
dando vivas á Maceo 
y dando mueras á España. 

Si los bandidos que en Cuba 
roban, incendian, devastan; 
al indefenso asesinan 
y al ver un soldado escapan, 

conocen la obra del yankee, 
podrán decirse en voz baja: 
«Aquí, pasando fatigas 
y siempre á salto de mata, 

aunque hacemos mil estragos, 
como asoladora plaga, 
ni una vez hemos vencido 
ni hay de vencer esperanza, 

y en Nueva York, sin esfuerzo 
logramos el triunfo, gracias 
á un actor melón-dramático 
que por nosotros trabaja. 

Pues como esto continúe 
y nos zurren la badana, 
va á ser conveniente irse 
á Nueva York... de comparsas.» 

Abril 1896. 



[78J 



[2U] 



Dos cientos cuarenta y cuatro 
hijos de la gran repú blica 
de los Estados Unidos, 
y senadores que nunca 
atienden lo que es honrado 
si con ello no se lucran, 
porque venden sus conciencias 
y votos al que más puja 
el lunes han acordado, 
<íon cinismo que repugna, 
conceder beligerancia 
á los bandidos de Cuba, 
-que aun siendo, como se sabe, 
la más villana gentuza, 
-al lado de sus «padrinos» 
nobles y honrados resultan. 

Los Cali y Shermann y Mórgán 
se han salido con la suya 
y ya habrán cobrado el precio 
de su abusiva conducta, 
sin temores de que haya 
quien al rostro les escupa, 
porque nadie su saliva 
en tales caras ensucia. 

[79] 



FELIPE PERE2 



La maldad, que indigna siempre, 
aunque no tenga disculpa, 
á veces puede ser grande 
por cruel, feroz y ruda; 
más cuando es vil y pequeña, 
cobarde, mezquina y burda, 
y sólo obedece al lucro 
y el cuerpo al peligro hurta, 
antes que en honrados pechos 
cause indignación y furia, 
á los más fuertes estómagos 
dá repugnancia y angustia. 

Tal vez esos senadores 
que á los mambises ayudan 
hayan discurrido un medio , 
propio y digno de su astucia, 
para acabar con España, 
á la que ofenden é insultan 
matando á los españoles 
sin exponerse en la lucha, 
porque aquellos mercachifles, 
tan bravos en la tribuna, 
mostrador de los negocios 
conque medran y especulan, 
saben herir por la espalda 
pero cara á cara nunca. 

El recurso, digno de ellos, 
que han discurrido, sin duda, 
es lograr con sus discursos 
llenos de frases incultas, 
de palabrotas groseras 

[80] 



FILIBUSTERIAS 



y baladronadas bufas, 
y con acuerdos infames, 
y decisiones injustas, 
asquerosas por su forma, 
por su fondo nauseabundas, 
que perdamos el estómago, 
y que el asco nos destruya 
y de asco los españoles 
demos en la sepultura, 
con lo que seguramente 
los filibusteros triunfan 
y los yankees pueden luego 
tener su presa segura. 

¡Matarnos de asco l El propósito» 
es ese, sin duda alguna, 
y á f é que pueden lograrlo 
si, gozosos continúan 
revolcándose en el cieno 
de sus codicias inmundas, 
esos doscientos cuarenta 
y cuatro... — ¡Dios los confunda! — 
senadores hispanófobos 
é hijos de la gran repú blica. 

Abrü 1896. 






[81] 



Tocinerías y jingos al hombro 

Ayer hubo en el Senado 
una protesta formal, 
digna, enérgica y honrada, 
-contra tanta atrocidad 
como en el Senado yankee 
se han atrevido á lanzar 
groseramente los Shérmann 
y los Morgan y los Cali. 

Esa protesta es plausible 
y se debe celebrar, 
por fundarse en sentimientos 
de honor y de dignidad, 
y es lo menos que merece 
esa gentuza procaz, 
-que así con su inmunda baba 
á España quiere manchar. 

Sin embargo, como soy 
•completamente imparcial, 
•disiento de los que dicen 
•que en el Senado de allá 
para escarnecer á España 
y lograr su infame plan 
de amparar á los bandidos 
•que en Cuba turban la paz, 
•esos senadores yankees, 

[82] 



FILIBUSTRRÍAS 



ofendiendo á la verdad, 
hacen siempre gratuitas 
aseveraciones... jquiá! 
Aquellos adoradores 
fervientes del vil metal, 
no ton vil como ellos mismos, 
siempre atentos á su afán, 
si hacen aseveraciones 
queriéndonos calumniar, 
seguramente por ellas 
han cobrado un dineral. 
Mayo 1896. 




|Qh, qus gran país! 

En los Estados Unidos 
hay siempre casos extraños, 
curiosos y divertidos. 
Una niña de ocho años 

es el asombro del día, 
porque en tan «temprana» edad 
ya ha dado á luz — ¡alma mía! — 
con toda felicidad. 

jOh $ú$feno?netta¿! f 

[83] 



FELIPE TERF.Z 



¡Oh, fenomenal nación! 
Allí todo es colosal 
y causa estupefacción, 

y son, si cuentan veraces 
esos prodigios atroces, 
los senadores/;w¿7¿v?.f 
y las chiquillas precoces. 

23 Abril 1896. 




¡Oh) qué gran nación! 

En Kentucky, población 
de los Estados Unidos, 
patria de esos mal nacidos 
que odian á i uestra nación, 

hubo fiesta original, 
que demuestra de qué modo* 
en aquella nación todo 
es imprudente y venal. 

Las jóvenes sin pudor,, 
que asistieron á la fiesta, 
convinieron, sin protesta,, 
venderse al mejor postor, 

estimando buen motivo» 

[84] 



FILIBUSTERIAS 



para hacerse mercancía, 
que aquella fiesta tenía 
objeto caritativo. 

La subasta terminada, 
después del pago oportuno, 
fué cogiendo cada uno 
á la esposa así comprada. 

Y un magistrado presente, 
que dio de la compra fé, 
al mismo tiempo los fué 
casando solemnemente. 

Hubo después expresivas 
y alegres demostraciones, 
música, baile y canciones 
alusivas ó abusivas. 

Por si no hacen esa sola 
fiesta, para otra ocasión 
les propongo esta canción 
de una zarzuela española, 

que para hechos tan lucidos 
«pintiparada» vendría, 
y que, por cierto, aludía 
á los Estados Unidos: 

«¡Oh, qué patria rica! 
»¡Oh, qué gran naciónl 
»¡Oh, qué mañifíca 
• civilización!» 

19 Mayo 1896. 



[85] 



«Judadas» ds Balsa 

De vez en cuando circulan 
noticias aterradoras, 
que el alma llenan de espanto 
y el corazón acongojan. 

Noticias de desventura?, 
de desastres, de derrotas, 
que si por grandes aflijen, 
por humillantes sonrojan. 

Ahora es que Máximo Gómez 
ha copado nuestras tropas 
y es ya dueño de la isla, 
desde una punta á la otra; 

luego es que Antonio Maceo 
ha atravesado la trocha, 
•consiguiendo una completa 
y decisiva victoria; 

más tarde es que los bandidos 
que incendian, matan y roban 
•en Cuba, se han «merendado» 
■al general en persona. 

Algunas noticias de esas, 
por absurdas y por tontas, 
•dignas de risa serían 
si fuera la causa otra; 

pero al tratarse de asuntos 
que tanto á la patria importan, 
porque empeñados en ellos 

[86] 



FILIBUSTERAS 



va su sangre y va su honra, 

en quien las oye produce 
sólo indignación y cólera, 
por lo inicuo del intento 
ó lo infame de la broma. 

Otras veces las noticias 
•crédito en las gentes logran, 
y el espíritu decae 
y la confianza zozobra, 

y bajando los valores 
todo se altera y trastorna, 
causando males y daños 
que, al fin, la verdad no bona. 

Tal vez pensarán ustedes 
que los villanos que forjan 
esas noticias tremendas, 
escondidos en las sombras, 

deben ser filibusteros 
que por los suyos «laboran», 
y favorecer procuran 
á las insurrectas hordas; 

porque ningún alma honrada 
■comprende que se anteponga, 
al sentimiento patriótico 
la codicia vergonzosa, 

y que el honor de la patria 
su tranquilidad, su gloria, 
su crédito, sólo sirvan 
para jugadas de Bolsa. 

¡Y nos escandalizamos 
porque algunos pobres pongan, 

[87] 



FELIPE PÉREZ 



verbi gratia, dos pesetas, 
á un caballo ó á una sota! 

Los que «juegan» con España, 
y con sus males «negocian» 
y aumentan con sus mentiras 
las desdichas que la agobian, 

son aun más malos que Judas,, 
porque, siendo de su estofa, 
estos venden á la patria... 
pero luego no se ahorcan. 

23 Mayo 1896. 




Cosas ds ellos 

En los Estados Unidos 
hay también separatistas, 
porque los bi-metalistas 
están muy enfurecidos, 

y con ciego frenesí 
piden, vomitando hiél, 
la independencia los del 
Oeste del Mississipí. 

Espero que, con jactancia, 

[88] 



FILIBUSTERAS 



ciertos discursos recuerden 
Shérman y Morgan y acuerden 
darles la beligerancia. 

La suerte los frenos trueca 
y no ha de haber quien no diga 
que es cierto que Dios castiga 
siempre por donde se peca. 

30 Mayo 1696. 



En su sitio 

Según algunos periódicos, 
es ya cosa averiguada 
dónde están los cabecillas 
de más funesta importancia. 

Lo chistoso es que se encuentran, 
por coincidencia extraña, 
Maceo en Caca-rajícara 
y Gómez en Caca-nata. 

9 Junio 1896. 



¡Ms alegro! 



Leo en El Siglo Futuro 
estas líneas que me tienen 
desde anoche sin sosiego, 
y ansiando sólo que llegue 
la hora de rectificarlas . 

[89] 



FELIPE PÉREZ 



pública y cumplidamente: 
«La columna Estruch persigue 
de cerca y activamente 
á la partida del ca- 
becilla Felipe Pérez.» 

Protesto contra ese homónimo 
que me sonroja y ofende, 
y quiera Dios que le arrimen 
el «tute» que se merece, 
por ser un filibustero 
infame y por atreverse 
á llamarse de ese modo, 
para hacer que me avergüence 
al saber que hay quien se llama 
como yo entre tales gentes. 

Leo en el parte oficial 
que manda el general Weyler, 
y con el mayor contento 
se lo participo á ustedes, 
que en un combate en Las Villas 
halló merecida muerte 
Felipe Pérez, el otro, 
el cabecilla rebelde. 

Yo celebro la noticia, 
y es justo que la celebre, 
y grito con entusiasmo 
para que todos se enteren: 
«Felipe Pérez ha muerto... 
y ¡viva Felipe Pérez!» 

9 Junio 1896. 

[90] 




'flfei'fl^ 



Yankiserías 

Sigue 77z¿ World diariamente 
fraguando inicuos embustes 
y miserables calumnias, 
con un descaro que aturde, 

contra España y sus soldados, 
ya en escritos bufo-lúgubres, 
ya «metiéndose en dibujos» 
del género tragi-cursi. 

Según The World, nuestras tropas 
son las que roban, destruyen, 
y asesinan, despiadadas, 
mujeres, viejos é impúberes, 

y los niños insurrectos 
son especie de querubes 
candidos, inofensivos, 
nobles, generosos y útiles. 

Los soldados españoles 
su ferocidad no encubren, 
y á los pobres prisioneros 
hacen pupa en formas múltiples; 

los desnudan y los atan, 
les pinchan y les escupen, 
les tiran de las nances 
y el «físico» les deslucen. 

En cambio, los insurrectos 

[91] 



FELIPE PÉREZ 



hacen que alegres disfruten 

los prisioneros que cogen 

de aquello que más les guste. 

Y les cantan y les bailan, 
les acarician si sufren, 
les tratan como á hijos suyos 
y les convidan á dulces. 

Los españoles crueles, 
porque The World se espeluzne, 
se comen los niños crudos 
como quien come altramuces. 

Los rebeldes generosos, 
de la bondad en la cúspide, 
hasta á The World dan dinero 
para que de ello no dude. 

Ya, por fortuna, no hay nadie 
que á The World tn serio juzgue, 
pues de sus torpes mentiras 
claro el móvil se descubre. 

Así, no hay que incomodarse 
porque The World continúe 
en esa inicua tarea, 
porque le paguen y azucen. 

Pues cuando The JVorld insista 
en sus calumnias y embustes, 
logrará que todo el mundo 
diga: The World que the... emplumen. 

19 Junio 1S96. 



[92] 



I ! ! ! /— " " ' 




\li22„. chon! 



A todos los que en las venas 
tienen sangre y no conciben 
que las afrentas á España 
puedan con calma sufrirse, 
ha indignado la noticia 
que el telégrafo transmite, 
referente á los informes 
que á su gobierno dirige 
•el general Lee ó Lío, 
favorable á los mambises. 
El Gobierno, como siempre, 
ignora cuanto se dice 
ó le da poca importancia 
y no se altera ni aflige, 
porque pase lo que pase 
y haya lo que haya, él sigue 
confiando en la nobleza 
y en el cariño sin límites 
de sus amigos los yankees, 
que son unos serafines 
y no quiere disgustarlos 
ni ver que se pongan tristes. 

Además, como el Gobierno, 
creyendo estar en lo firme, 

r 93 i 



FELIPE PÉREZ 



no duda de «sus amigos », 
quizás juzgue inverosímiles 
los datos del telegrama, 
aunque á los demás indignen,, 
y teniendo sólo en cuenta 
que aquel «honorable míster» 
ya escribe él sólito informes, 
que es adelanto visible 
en su educación, acaso 
á Cleveland felicite 
con estas frases ó análogas: 
«Sabemos, y es muy plausible, 
que ilustre general Lee 
ahora ya Lee... y escribe.» 

23 Junio 1866. 




T941 







¡Ahí duele! 



Ya comenzó en el Senado 
para tormento de algunos, 
la discusión del Mensaje 
con un notable discurso 
del senador señor Comas, 
que con datos oportunos, 
y con argumentos sólidos, 
y con sentido profundo, 
ha demostrado que en Cuba, 
de España para infortunio 
y para baldón de todo 
aquel que la culpa tuvo, 
cualquier traidor á la patria 
ó bandolero que supo 
«naturalizarse yankee», 
buscando amparo y escudo, 
goza de más garantías 
y está más salvo y seguro, 
que el leal y que el honrado 
que, por patriótico impulso, 
á aquellos facinerosos 
quiere dar castigo justo. 

Por su discurso elocuente, 
el señor Comas obtuvo 

[95] 



FELIPE PÉREZ 



plácemes muy merecidos, 
á que el mío humilde uno, 
pues con gusto reconozco, 
como hoy dice todo el mundo, 
que sobre las ies Comas 
bien sabe poner los puntos. 

:-23 Junio 1896. 



La frescura del Gobierno 

Habló el señor de Jimeno 
-ayer tarde; pronunció 
otro discurso muy bueno, 
y el Gobierno se quedó 
tan tranquilo y tan sereno. 

Probó, con brillante estilo, 
que el Gobierno es responsable 
■del mal que nos tiene en vilo, 
_y el Gobierno inalterable, 
tan sereno y tan traquilo. 

Con poderosa elocuencia 
y dardos bien dirigidos, 
probó que es una imprudencia 
Ha humillante complacencia 
«con los Estados Unidos 

[96] 



FILIRUSTERIAS 



que á no seguir el sendero 
que nos señala el deber 
y hasta el noble orgullo ibero, 
vamos, al fin, á perder... 
más que Francisco primero. 

Y que con gente falaz, 
que al vil interés se aferra, 
de toda infamia capaz, 
vale más con honor guerra 
que con vilipendio paz. 

Terminó el señor Jimeno 
su discurso, que fué bueno; 
yo miré al Gobierno y vilo 
tan tranquilo y tan sereno, 
tan sereno y tan tranquilo. 

Nada á este Gobierno apura 
y así verá sin temor 
cambiar la temperatura, 
pues aunque aprieta el calor, 
él no pierde su «frescura». 

26 Junio 1S96. 



97] 



Y va ds cuento 

Leo que el gobierno yankee 
generoso recompensa 
á un español, capitán 
de un vapor de la opulenta 
Compañía Trasatlántica, 
haciéndole la fineza 
de «unos anteojos de mar», 
que son una rica prenda. 

Esto me recuerda un cuento- 
que quiero que ustedes sepan , 
y si lo saben ustedes 
de este modo lo recuerdan. 

«Se encontraron dos vecinas 

una moza y otra vieja 

y con tono compungido 

y con voces lastimeras 

dijo la vieja á la moza: 

— ¿Conque se murió tu abuelar 

—Sí, señora: se murió 

hace ya semana y media. 

— ¡Pa que veas! ¡Pobrecita! 

Y andaba tan firme y tiesa. 

Y dime, ¿hizo testamento? 
— Sí, señora : en toda regla. 
— ¡Pa que veas! ¡Pobrecita! 
Con tantos años y enferma 
estaba la pobre en todo. 

[98] 



FILIBUSTERIAS 



;Y qué te dejó de herencia? 
— Unas gafas. 

— ;Unas gafas? 
;Pobrecita?... ¡Pa que veas!» 

De fijo el gobierno yankee 
quiere de aquella manera 
decir al favorecido: 
— En España nos motejan 
porque con los españoles 
es nuestra conducta artera, 
protegiendo á los «mambises* 
que roban, matan é incendian, 
Pues toma esos anteojos... 
¡Pa que veas!... 

1.° Agosto 1896. 




Música de,,, cuadra 

En los Estados Unidos, 
donde tiene asiento toda 
extravagancia, está en moda, 
la música... con silbidos. 

Í99] 



FELIPE PEREY 



que entonen gratas canciones, 
•en teatros y en salones 
«lucen» artistas... silbantes. 

El público se «electriza» 
y ya gana una fortuna 
un tenor... de cuadra ó una 
tiple... de caballeriza. 

Aunque parezca un exceso 
del afán de imitación, 
dicen que en nuestra nación 
hay quien quiere imitar eso, 

y ya tiene preparada, 
para hacerlo pronto y bien, 
la compañía que en 
la próxima temporada 

dará óperas superiores 
y zarzuelas y revistas, 
«silbadas» por los artistas... 
y por los espectadores. 

€ Agosto 1896. 






Jingos^* de por acá 

Han quitado en Valencia, 
según se dice, 

[100J 



FILIBUSTER1AS 



de algunos urinarios 

unos pasquines, 
con repugnantes ■ vivas • 

á Cuba libre. 
•Vamos! Esos «afectos» 

á los mambises 
ya se acercan al sitio 

donde es posible 
que estén bien sus proclamas 

y los risibles 
tipos nauseabundos 

que los escriben. 
10 Asosto 189 i. 



El Metnorandum que envía 
nuestro ministro de Estado 
á los gobiernos de Europa 
sobre el conílicto cubano 

afirman que ha sido causa 
de alterarse mister Taylor 
(un táylor, que de seguro 
no conoce bien el paño) 

y causa de que haya habido 

[ «M ] 



FELIPE PÉREZ 



diferentes conciliábulos 

por lo que ya se habla ahora 

de aplazamientos extraños. 

Nuestro amigo el cariñoso 
gobierno de los Estados 
Unidos, cuya notoria 
neutralidad admiramos 

y de cuyo afecto puro 
tenemos pruebas y datos, 
no quiere que las naciones 
europeas sepan cuanto 

se interesa (aunque él en todo- 
es muy «desinteresado») 
por la nación española 
con amor extraordinario, 

porque es modesto de suyo 
y no quiere así dar pábulo 
a la admiración del Orbe 
por su proceder magnánimo. 

Y, como el gobierno yankee 
pienso y digo en este caso, 
que aquel Memorándum es 
documento innecesario 

y que en cuanto se refiere 
á los norteamericanos 
no conviene hacer el memo- 
rándum. 

15 Agosto 1896. 



[102] 




¡Buena ocasión! 

Los insurrectos cubanos, 
mirando el pleito perdido, 
-quieren hacer más terrible 
su campaña de exterminio; 
y ya su «digno gobierno», 
-con muy pintoresco estilo, 
ha ordenado á sus secuaces 
el plan completo y sencillo. 
Destruir toda la isla, 
no dejar á nadie vivo 
y no pararse ante infamias 
para sus viles designios. 
jOué ocasión se les presenta 
á los yankees compasivos, 
para pedir nuevamente 

[103] 



FELIPE PÉREZ 



que protejan á esos niños, 
á quienes los españoles 
quieren dar fuerte castigo, 
con injusticia notoria, 
cuando aquellos «angelitos» 
solamente son ladrones, 
traidores, cobardes, cínicos, 
desalmados, anarquistas, 
incendiarios y asesinos; 
con que si Shérman y Morgan 
y Cali y los demás tíos 
más ó menos 5V7w-guinarios, 
no piden con nuevos ímpetus 
lo de la beligerancia, 
con datos tan persuasivos 
y admirables, ¿para cuándo 
van á reservar sus bríos? 



25 Agosto 1896. 



*¿ 



104 1 



Mas jingos de por acá 

En Monserrat un cura 
separatista 
predicó contra España, 
— ¡Dios nos asista! — 
y metiendo del todo 
ya la pezuña, 
pidió la independencia 
de Cataluña, 
diciendo, sin distingos 
ni salvedades, 
un número infinito 
de atrocidades. 
Hay quien contra ese cura 
protesta fiero 
y reclama un castigo 
pronto y severo; 
mas yo creo que es caso 
de chifladura, 
y que ese cura debe 
ponerse... en cura. 

15 Septiembre 1SÍ>0. 



?' 105 




¡QrasíosoT 



Un médico neoyorkino 
y chistoso ha escrito á Cánovas 
una espeluznante, horrenda 
y terrorífica carta 
en la que el galeno yankee 
y guasón nos amenaza 
si para el último día 
del mes corriente no acaba 
lo que llama el muy... ¡grasiosol 
«bandidaje en gran escala 
«que España está haciendo en Cuba», 
•con que ha de traer á España 
cultivos puros de tifus 
y visceras putrefactas 
y microbios en conserva 
y fiebre amarilla en lata, 
para matar por lo menos 
-en tres ó cuatro semanas 

[106] 



FILIBUSTEnÍAS 



dos millones de españoles, 

por la infección de aires y aguas. 

¡Vamos! Cuando un chico yankee 
sale ingenioso y con gracia, 
no le gana ni el más cómico 
■agente de funeraria. 

Pero, en fin, bueno es que sepa 
■ese chistoso de marras, 
■ó marrano, que ha marrado, 
si creyó que nos espanta, 
no porque nos figuremos 
•que no hay allí gente mala 
•capaz de aquélla y de otras 
mucho mayores infamias, 
sino porque aquí se ríen 
hasta los niños que maman 
de microbios y de yankees, 
de sandeces y bravatas. 
3á Septiembre 1896. 




[107 ] 



c" >: :♦: :♦: ;♦: >: s >. > >: >: >! ^iüP 



Regalitos de Toledo 

Según los partes de Cuba, 
aquéllo sigue muy mal; 
según los de Filipinas, 
aquéllo lo mismo va... 

¡Corriente! Pues cuando todo- 
ha logrado así « arreglar» 
don Antonio, comprendiendo 
que debe ya descansar 
algunos días, se ha ido 
á Toledo, la imperial, 
con su fiel don Atanasio, 
que le sigue como un can. 

Cuando vuelva — yo hasta ahora 
no sé cuándo volverá 
si será para la Pascua 
ó para la Trinidad — 
supongo que de Toledo 
varios regalos traerá, 
y si á Cuba y Filipinas 
algunos piensa mandar, 
vo quiero darle un consejo,, 
aunque tacharán quizás 
mi atrevimiento de audacia, 
y loca temeridad. 

[108] 



FILIBUSTERIAS 



Sabido es que de Toledo 
gozan fama universal 
espadas y mazapanes, 
cosa buena de verdad. 

Espadas de hermoso temple, 
propias para castigar 
los ultrajes que á la patria 
y al decoro nacional 
hacen los viles que intentan 
destruir su integridad, 
y mazapanes muy dulces 
y gratos al paladar, 
que se los come cualquiera, 
pues aunque á muchos les dan 
forma de sierpes tremendas, 
el que menos y el que más 
sabe que sierpes de dulce 
nunca pueden asustar, 
y que únicamente hacen, 
indigestándose, mal. 

Por tanto, si don Antonio 
quiere traer y enviar, 
por recuerdo de su estancia 
en Toledo, la imperial, 
á Cuba y á Filipinas 
algo de lo que allí hay, 
yo me atrevo á aconsejarle 
que, para bien general, 
mande espadas de buen temple, 
no sierpes de mazapán. 
12 Octubre 1896. 

[109] 



r . ■ ■ : 

Aiirirrífr 1 ^ ~- ' 



Cantares 



^Para el extraordinario de El Liberal dedicado 
al Ejército,. 



En Cuba y Filipinas, 

viles y arteros 
hieren á España infames 

filibusteros; 

traidoras víboras 
■á que ella dio en su pecho 

calor y vida. 

Si no son cien para uno 
los mambises no pelean: 
«el español nunca mira 
si él es uno para ochenta. 

Los yankees á los mambises 
■dan dinero y dinamita, 
mas no valor ni vergüenza, 
porque eso allí no se estila. 

Comparados con Maceo, 
Bandera y Máximo Gómez, 

[110] 



FILIBUSTERÍA.S 



son santos Gestas, Caín 
y Judas Iscariote. 

Los soldados de España 
mueren riendo, 
■que el que muere con honra 
muere contento. 

¡Pobrecitos los soldados 
que van cantando á guerra! 
¡Y pobrecitas las madres 
que aquí llorando se quedan! 

En donde el valor se aprecie 
y sepan lo que es honor 
siempre habrá quien grite: ¡Viva 
el Ejército español. 
&8 Octubre 1896. 




[111] 



51¡f DEEEEEESf EEEEEEEEEBEEiEnE 








Al «Princssa de Asturias • 



¡Ole ya! ¡Viva la guasa 
y el aquél y la sandunga 
de los barcos que se traen 
mucha gracia, pero mucha! 

No puedes negar que eres 



donde reina la alegría 
y donde la sal abunda. 

La broma que á todo el mundo- 
diste con la botadura, 
debe «quedar archivada» 
porque ha sido el no?i plus uM'a..~ 

Eso de hacerte de pencas 
cuando te obligan y empujan 
y por fuerza no dejarles 
que se salgan con la suya, 

y cuando desalentados 
a conseguirlo renuncian 
ó sus empeños aplazan 
para celebrar consultas, 

y buscar nuevos recursos 
en conferencias y en juntas, 
que, casi sin esperanzas, 
se afanan, velan y estudian, 

[112] 



FILIUUSTERIAS 



irte tú á la mar sólito, 
haciendo de todos burla, 
eso es lo más saleroso 
que se vio en el mundo nunca. 

Pero aunque la broma sea 
memorable por la chunga, 
y digna por lo inaudita 
de que en mármoles se esculpa, 

yo no sé si me equivoco, 
pero á mí se me figura 
que también la broma tiene 
su filosofía oculta, 

y que tú con ella has dado 
una lección oportuna 
á los que piensan que España, 
perdida está y en las úlimas; 

pues si hoy sufriendo quebrantos 
y sinsabores, por culpa 
de sus malos gobernantes, 
llora su triste fortuna; 

si hoy, haciendo sacrificios 
y pasando penas, lucha 
contra sus hijos ingratos 
en Filipinas y en Cuba; 

si hoy parece que ya en medio 
de tanto duelo y angustia 
van faltándole las fuerzas 
y nadie le presta ayuda; 

si hoy se vé, cual tú, en terrible 
situación y hay quien la juzga 
poco menos que perdida 

[113] 



FELIPE PÉREZ 



y espera que, al fin, sucumba; 

si hoy, en fin, atolondrados 
parecen los que procuran 
sacarla de este mal trance, 
que al más sereno atribula, 

el día menos pensado 
verán, para gloria suya, 
cómo por su sólo esfuerzo 
de todos sus males triunfa, 

y otra vez altiva, ufana 
y satisfecha, se burla 
de quien, por verla afligida, 
ponga su poder en duda. 

Bello barco gaditano, 
que en las olas te columpias, 
como diciendo que «nones» 
al que te creyó «sin cura»; 

barco retesaleroso, 
nata y flor de la sandunga, 
si fué «tu broma» un augurio, 
haga el cielo que se cumpla, 

y haga que siempre navegue 
con tanta suerte y fortuna 
como salero, al botarse, 
tuvo el Princesa de Asturias. 

19 Octubre 1896. 




[114] 



******** 







Cantarss marinos 

En la popa y escondido 
al barco guia el timón: 
el mascarón va en la proa 
y llamando la atención. 

Trafalgar y Lepanto, 

duelo y victoria; 
dos jornadas distintas 

las dos con gloria 

que hasta vencidos 
le dan honra á la patria 

nuestros marinos. 

Todo el que, sin que lo enseñen, 
quiera aprender á rezar, 
que se meta á marinero 
y que corra un temporal. 

>ó Octubre 1896. 



#. y^i 



«r 



[115j 



FELIPE PÉREZ 



* 



Para tal culpa tal pena 

Por partes de la Habana 
se sabe que un inglés, 
que habita en Media Luna, 
y es hombre muy cruel 
y un filibusterazo 
de cuerpo entero, fué 
instigador de incendios 
en todo el pueblo aquel, 
y de otras fechorías 
dignas de su jaez. 

Lo han preso en Manzanillo, 
y aunque á la sombra esté 
del árbol ponzoñoso, 
llamado así también, 
merece que castigo 
más fuerte se le dé. 

;Oué les parece á ustedes 
que se debía hacer 
para que el muy canalla 
escarmentara bien: 
Yo creo que aplicarle 
la Media Luna á él. 
íl Octubre 1896. 

[ 116 1 



FILIBUSTERÍAS 



Por eso 

Máximo Gómez, hablando 
con Maceo cierta noche, 
le dijo, según me cuentan 
al darle las instrucciones : 

— Vete tú á Pinar del Rio 
■con tus mambises feroces. 
— Y, ¿por qué no vas tú, Máximo? 
le dijo el mulato entonces. 

—Niño, porque si yo fuera 
•como son los españoles 
abasta en las cosas más graves 
muy bromistas y guasones, 
en vez de Pinar del Río, 
queriéndole poner mote, 
de fijo, lo llamarían 
el Pmar... de los de Gómez. 

Y por eso está Maceo 
en vez de Máximo donde 
van á cazarlo lo mismo 
que se cazan los ratones (i). 

1.° Noviembre 1896. 



(1) Esta fué profecía 
cumplida al poca tiempo.. . ¡como mía! 

[117] 




Guajiras 

Ni los mentidos favores 
de los yankees embusteros, 
ni los ataques más fieros 
de los mambises traidores, 
dan halagos ni temores 
á España, que tiene en poco- 
á quien, vil, traidor ó loco, 
su limpio honor menoscaba,, 
ó dándole la guayaba 
ó queriendo hacerle el coco. 



Cubano filibustero, 
que contra tu madre luchas,, 
porque solamente escuchas 
la voz del rencor artero, 
más que el golpe de tu acero- 
que hoy á sus hijos inmola, 
siente España, triste y sola, 
cual la mayor de sus penas, 
que haya una gota en tus venas- 
de honrada sangre española. 

l.° Noviembre 1896. 

118 




¡A ellos! 



Con irresistible empuje, 
nuestros valientes soldados 
en Pinar del Rio arrollan 
á sus feroces contrarios 
y según los telegramas, 
sufriendo nuevos fracasos, 
pronto saldrán de las lomas 
donde están fortificados. 
Quiera el cielo que se cumplan 
muy pronto augurios tan gratos,, 
para contento de España- 
y gloria de nuestros bravos, 
que lograrán de seguro 
con su esfuerzo y su entusiasmo 
al echarlos de las Lomas, 
que vayan bien deslomados. 

1 Noviambre 1896 



[1191 




¡Cfalba libre! 



CUENTO 

En ese ingrato país 
y en un combate reciente, 
se encontraron frente á frente 
un español y un mambís. 

Era aquél un bravo mozo, 
lleno de fe y de alegría, 
y tan joven todavía 
que ni aun le apuntaba el bozo; 

y era el mambís bandolero 
una especie de gigante, 
más negro y más repugnante 
-que alma de filibustero. 

Ya muy cerca, de repente 
uno y otro se pararon, 
•cara á cara se miraron 

[120] 



FILIBUSTERÍAS 



con arrogancia insolente, 

y saboreando el fiero 
placer de la lucha ansiada, 
lucharon con la mirada 
antes que con el acero. 

Por contraste singular, 
mientras el mambís rugía, 
■el español sonreía, 
impaciente por matar, 

hasta que, ya á su semblante 
dejando asomar la saña, 
gritó, por fin: «¡Viva España!» 
dando un paso hacia adelante. 

El mambís se estremeció, 
y con furia vengativa, 
blandiendo el machete, «¡Viva 
Cuba libre!» respondió. 

— «¡Viva Cuba libre! Sí» 
gritó entonces el soldado, 
y el mambís desconcertado 
•aplacó su frenesí. 

— «¡Guanajo!* — le contestó. — 
»Si ese tambié tu deseo 

• vente paca con Maseo, 
»niño, que te yebo yo.» 

— «¿Irme: — repuso el soldado. - 

— »Si no es chunga lo que dises, 

• quiés tú lo que los mambises. 

— «Pues estás equivocado. 
»Pero escúchame ahora bien, 

• antes que te haga gigote. 

[121] 

6 



FELIPE PÉREZ 



»Yo á Cuba, guachindangote, 
2 quiero ver libre... también; 

mas no haciendo á España el bú 
»con sentimientos dañinos, 
»sino libre.,, de asesinos 
»y canallas como tú.» 

El combate fué reñido, 
aunque muy poco duró: 
el mambís muerto cayó; 
el español cayó herido. 

Y, con gracejo oportuno, 
dijo al muerto: — «Esto va bueno. 
Te he dado gusto, moreno. 
Ya está Cuba libre... ¡de uno!» 

3 Noviembre 1898. 




El quinto, sí reatar 

CUEXTO 

Decía el quinto Tadeo 
en la trocha una mañana: 
— no tengo más que un deseo 
ponerle el morro á Maceo 
como el morro de la Habana. 

3 Noviembre 1893. 

[122] 



FILÍBÜSTERÍA.S 



Máquinas portentosas 

Ahora en una Exposición 
que se celebra en Instíngton 
se ha presentado una máquina 
con extraño mecanismo 
para hacer zapatos, uno 
de los mayores prodigios. 
Por un lado el cuero en bruto 
entra; se toca un registro, 
y por otro lado salen 
los zapatos concluidos. 
De modo que si eso cierto, 
y parece muy verídico, 
porque ha dado la noticia 
un periódico científico, 
resultará así que en este 
portentoso «fin de siglo», 
lo ilusorio y lo fantástico 
será real y positivo, 
las chanzas inventos serios, 
y prácticos los delirios; 
porque es la máquina aquella 
de hacer zapatos lo mismo 
que la otra en que se metía 
por un lado un yankee vivo 
y salía por el otro 
transformado en embutidos. 
9 Noviembre 1896. 

[123] 




Carta ds un «capitalista» 

(Publicada en el «extraordinario» de El Liberal con 
motivo del «empréstito d9 490 millones para los gastos 
«de la guerra»). 

Apreciabíe Diretor 
del colega El Liberal: 
Por un olvido casual 
no ha tenido usté el honor 

de recordarse de «menda» 
pa ponerme en esas listas 
de ricos, capitalistas 
y de menistros de Hacienda, 

que harán el extraordinario 
del domingo venidero; 
pero yo me pongo, y quiero 
figurar en su diario, 

pues por más que uno no es quién 
pa alternar con el Urquijo 
y con el Comillas, hijo, 
la verdaz es que también 

yo he sío en mil ocasiones 
capitalista llamao 
y tengo «un banco» en el Prao 
y tengo «buenas aciones ». 

[124] 



FILIBUSTERÍAS 



Conque aclarao este punto, 
que no es punto filipino, 
ni el de la Habana, «termino» 
y ahora vamos al asunto. 



Lo he leío, porque yo 
casi tos los días leo 
El Liberal y El Correo, 
y... ¡vamos! que me gustó. 

Y mace que á.ustez le mande 
estas línias que dedico 
hoy al empréstito chico, 
que va á ser «un chico engrande». 

Eso de que aquí hay dineros, 
aunque no en circulación, 
pa darles una leción 
de ordago á los extranjeros, 

que ahora nos miran con risa 
y por méndigos nos tienen, 
y es, si á dar dinero vienen, 
pa dejarnos sin camisa, 

eso es grande ahora y después, 
más grande que el Obelisco 
y que el mismo San Francisco 
el Grande... porque lo es. 



Ya el pueblo á la guerra va, 
contento a pasar mil penas, 

[125] 



FELIPE PEP.EZ 

y á gusto, abriendo sus venas, 
da la sangre colora. 

Pues tó aquel que es rico y brilla 
por los negocios que abarca, 
que abra las venas del arca 
y dé la sangre amarilla. 

Y así á pobres y á señores 
unirá una idea sola; 
que la bandera española 
tiene aquellos dos colores. 



Ya estarán viendo á estas horas 
tos aquellos extranjeros, 
agarraos y usureros, 
más que algunas «fiadoras», 

que si al vernos en apuros 
ellos nos tratan así, 
porque son francos, aquí 
en España sernos duros: 

pues sobrellevando penas, 
siempre con la frente alta 
cuando hace falta, no falta, 
quien dé el oro á manos llenas. 

Yo, amigo, aunque me esté mal 
el decirlo ante la gente, 
tengo cobre solamente: 
cinco perros, un real; 

mas pronto, si es necesario, 
como sólo en mí consista, 



[ 126 ] 



FILIBUSTERIAS 

irá este «capitalista» 
á Cuba de voluntario; 

y allí, aunque mezquino y pobre, 
su cobre valdrá un tesoro, 
que en España se da el oro 
y en Cuba se bate el cobre. 



Sin embargo, aunque me den 
por loco de esos de atar, 
-aquí debo declarar 
que yo tengo oro también. 

Y pues siempre ha dicho á coro 
la gente que me trató, 
que yo soy bueno y que yo 
tengo un corazón de oro, 

puedo á España, de seguro, 
•decirle en esta ocasión: 
«Ahí tienes mi corazón: 
tómalo, que es oro puro.» 



Si esta carta salió mal, 
yo no lo sé hacer mejor. 
Perdóneme el Diretor 
del colega El Liberal, 

y pues hoy «triunfos son oros», 
apúnteme ya en la lista. 
Patricio, capitalista, 
que va á la plaza de toros, 

y se tira al redondel 

[ 127 ] 



FELIPE PÉREZ 



porque le tira el toreo, 
aunque hoy le tira el «aquel 
de ir á tirarle á Maceo, 
si lo encuentra á tiro de él. 

15 Noviembre 1896. 




¡Viva España! 

Tagalos que contra España 
ahora os subleváis feroces, 
aprovechando, cobardes, 
sus conflictos y dolores; 

mambises que con Maceo, 
Calixto y Máximo Gómez, 
sois numerosa cuadrilla 
de asesinos y ladrones; 

filibusteros «platónicos», 
aun más viles y traidores, 
pues por hurtar, hasta en eso, 
hurtáis el cuerpo á los golpes; 

yankees, con perdón sea dicho, 
que por interés innoble 

[128] 



FILIBUSTERÍAS 



sois de aquellos miserables 
padrinos y protectores, 

judíos, ó cosa así, 
que á España, que ya os conoce, 
quisisteis chupar su sangre, 
imponiendo usura enorme; 

extranjeros orgullosos, 
que, con arrogancia torpe, 
juzgáis con desdén á España 
flaca, desvalida y pobre; 

españoles pesimistas, 
pues dudo que haya españoles 
que por otros sentimientos 
no sean dignos de ese nombre; 

cuantos combatís á España, 
ó la dirigís reproches 
ó dudáis de cuanto puede 
ó teméis que al fin zozobre, 

ya iréis viendo, cómo siempre 
que á su limpio honor se toque, 
ni cuenta á sus adversarios 
ni hay sacrificio que ahorre, 

ni hay coloso que la espante, 
ni imposible que le estorbe, 
y sabe ser siempre digna 
de su historia y su renombre. 

¿Hace falta que sus hijos 
contentos las armas tomen, 
y den su sangre y su vida 
luchando como leones: 
Allá van, niños algunos, 

[129] 



FELIPE PÉREZ 



cientos de miles de hombres, 
con la sonrisa en los labios 
y la fe en los corazones. 

;Hace falta que haya oro 
para que el triunfo se logre, 
sin soportar exigencias, 
usuras ni humillaciones: 

Todos, el pobre y el rico, 
el menestral como el procer, 
dando á España cuanto tienen, 
al llamamiento responden. 

Esta es España, esa España 
gloriosa, arrogante y noble, 
que sólo insultan algunos, 
por malvados ó bodoques. 

Esta es España, esa España 
en que han admirado al Orbe, 
los Guzmanes, los Gonzalos, 
los Cides y aun los Quijotes. 
17 Novieñibre 1897. 



*$¡r 



Duendedta, ¿sh? 

Para que las guerras 
que España sostiene 
contra hijos ingratos 
que, ciegos, la ofenden, 

r i3o i 



FIL1BUSTER1AS 



no acaben tan pronto 
como todos quieren, 
— ¡oh, asombro terrible! — 
se dice que hay duendes, 

que mientras España 
se angustia y padece 
y da oro á millones 
y sangre á torrentes, 

por no sé q< é causas, 
traidores y aleves, 
todo lo trastornan, 
todo lo entorpecen. 

Al fin del dichoso 
siglo diez y nueve, 
en duendes y en brujas 
ya ninguno cree; 

mas como ahora cosas 
extrañas suceden, 
puede que á estas fechas 
haya alguno... ¡puede! 

Pido a Dios, si es cierto, 
que pronto le encuentren, 
y lleve el castigo 
justo que merece. 

¿Hay quien lo conozca: 
Pues que lo presente. 
¡A ver, caballeros! 
;Dónde está ese duende: 

21 Noviembre 1898. 

[131] 



Ei amor sn les Estados Unidos 



Ayer leí en un periódico 
el relato encantador 

de un «rapto» hecho en Norte América, 
en un «rapto» de pasión. 

La señorita Ana Píckering, 
que vivía en Bridgeport, 
halló en un concurso hípico 
á un joven muy comilf ? ó. 

Pasión ardiente y volcánica 
inflamó su corazón, 
y decidida, frenética 
al joven se declaró, 

viendo con inmenso júbilo 
y loca satisfacción, 
que el joven, aunque era tímido,, 
correspondía á su amor. 

Pero, por la suerte pérfida, 
nubló de su dicha el sol 
el padre del joven, rígido, 
intransigente y feroz, 

que con un pretexto estúpido- 
se interpuso entre los dos, 
porque el mozo estaba tísico, 
iba cada vez peor, 

[132] 



FILIBUSTERIAS 



y tan vehemente cónyuge, 
sin un milagro de Dios, 
en diez días, como máximum, 
lo llevaba al panteón. 

El padre, terrible déspota, 
juzgó que el recurso ad hoc 
era matar, separándolos, 
sus amores, aún en flor, 

y con decisión tiránica, 
sin piedad ni compasión, 
cogió al pobre chico, y súbito 
llevóselo á Morristown. 

Pero el padre con la huéspeda 
de seguro no contó, 
y la joven yankee intrépida 
quiso batirle el record. 

Sin importarle el escándalo, 
ni temer el deshonor, 
cediendo á su primer ímpetu, 
corrió tras ellos veloz. 

Rondó la casa en que, víctima, 
tenía el galán prisión; 
á los criados con dádivas 
y promesas sobornó; 

buscó ocasión apropósito, 
y con varonil valor 
una noche obscura y lúgubre 
en la casa penetró; 

halló al mancebo que, candido 
y presa de la emoción, 
perdió el sentido de un síncope, 

[133] 



PELIPE PÉREZ 



exclamando: « — ¡Qué rubor! » 

Y en brazos, de allí sacándolo, 
con bríos de cargador, 

realizó el rapto más cómico 
que la historia registró. 

Hoy en todo Xorte América 
se habla con admiración 
de Juana Tenorio Píckering 
y de su rapto de amor. 

Y como el lance es histórico, 
y exacta la relación, 

hoy para revista cómica 
no encuentro cosa mejor. 

6 Diciembre 1893. 




[134 ! 




La muerta ds Macso 



Murió el infame mulato 
que en la insurrección cubana 
fué caudillo de las hordas 
feroces y sanguinarias, 

que sembraron el estrago 
en las más ricas comarcas 
de la infortunada isla, 
•al grito de «¡muera España!» 

Murió el «general» Maceo, 
digno de la vil canalla 
•que nunca lucha de frente, 
y que sólo á traición mata; 

que huye ante el noble contrario 
•que combate cara á cara, 
y sólo busca su triunfo 

[135] 



FELIPE PÉREZ 



en traiciones y emboscadas, 

atacando con fiereza, 
si uno para ciento halla, 
pero escapando si el uno 
le vende su vida cara. 

Murió el cabecilla aleve, 
que halló en la tea incendiaria 
y en la feroz dinamita 
sus únicas dignas armas, 

y en los profundos infiernos 
debe haber holgorio y zambra, 
porque más que aquí su muerte 
debió allí alegrar su entrada. 



Las candidas amazonas 
que á Maceo acompañaban, 
¡pobres tórtolas viudas! 
verterán ardientes lágrimas, 

y mesándose el cabello, 
en su dolor y en su rabia, 
volverán, al verse solas, 
los machetes á las vainas, 

y airadas mirando al cielo 
dirán con quejas amargas: 
«Niño Maseo ha morido. 
¡Qué picara Punta Brava!» 

Los viles fili-embusteros, 
viendo su derrota clara, 
auerrán remediar el daño 
con mentiras y amenazas, 

[136] 



FILIBUSTERiAS 



y dirán que él, por su gusto, 
ha ido al infierno de chanza, 
para volver con refuerzos 
á proseguir la campaña; 

y sus padrinos los yankees 
l^con perdón), llenos de alarma, 
al conocer la noticia 
habrán exclamado: «¡Cascaras! 

:Si será esa la respuesta 
que, para acallar bravatas, 
hoy al Mensaje de Cleveland 
ha querido dar España?" 



Murió el infame Maceo. 
¡Viva, y gloria y premio haya, 
el puñado de españoles, 
orgullo de nuestra raza, 

que luchando como bravos, 
con fuerzas quintuplicadas, 
logró tan hermorso triunfo, 
en bien y honor de la patria! 

lo Diciembre 1893. 




[137] 



^H^'qB^'gH^ 



Un plagio «yanks2» 



Dicen que un señor Cullom 
(dicho sea con perdón), 
que es uno de la villana 
piara norte-americana, 
que con malvada intención 

y con furia 
<Ie mujerzuela procaz, 
á España ofende é injuria 
con lengua torpe y falaz, 
en aquel «noble» Senado 

ha lanzado 
mil ultrajes contra España, 
mostrando terrible saña, 
como queriendo probar 
que es, entre los más groseros 
quien mejor sabe ganar 
los dóllars filibusteros. 

El susodicho Cullom 

Ó CllllíÓ7l 

— yo supongo que así es, 
porque Cullión en inglés 
es lo mismo que bribón, 

[138] 



FIUnrSTERIAS 



belitre, truhán, falsario 

ó collón— 
(puede verse el Diccionario 
para escoger la acepción) 
con lenguaje tabernario 
entre muchas expresiones 
dignas del peor mambís 
ha dicho que este país 
«es un país de ladrones», 

y agregó 
— ya aquí la oreja asomó — 
que los Estados Unidos 
debieran, compadecidos, 

— ¡cómo no! — 
de aquellos pobres mambises, 
(que por tan noble campaña 
á él le sueltan los monises), 
despojar de Cuba á España. 

jA.h, Cullom, Cullión, Collón, 
ó como por fin te llames!; 
aunque es digna tu intención 
de tus palabras infames 
y de tu perversidad, 

en verdad, 
ya es un recurso pretérito 
sin ninguna novedad. 
¡Vamos, que ni tiene el mérito 
de la originalidad! 
Porque tu discurso vano, 
despreciable, 

[139] 



FELIPE PÉREZ 



insultante y chabacano, 
es un plagio miserable 
de aquel dicho tan sabido 

de un bandido, 
que al robar á un caballero, 
cuando encontraba ocasión, 
gritaba ccn tono fiero: 
¡Suelta la bolsa... ladrón! 

12 Diciembre 1S96. 




140] 



Comandante 

D. FRANCISCO CIRUJEDA 

Capitanes 

Salgado.— Navarro. 

Primeros tenientes 

Casas.— Nayarro. — Santana.— Acha. 

Segundos tenientes 

Seret. — Amores. — Moya. — Peralta. 
Damosa. — Herrero.— Jya. — Riiz. 

Médico 

Villalo o na. 

Sargentos 

Fernández. — Girol. — Redondo. — Bocampo, 

Soldados 

353 de Infantería.— 123 d3 Caballería. 

Del Bibülín d3 San Qaintín 

y de las guerrillas ds Punta, Brava y Peral. 



Á los h3ro2s ds Punta Barva 

Soldados de San Quintín, 
guerrilleros de Peral, 
que en combate desigual 
disteis de Maceo fin; 
hoy, de uno en otro confín, 
os aclama la Nación; 
que á la infame insurrección, 
de que él fué firme sostén, 
la habéis herido también 
■en mitad del corazón. 

Vuestro sublime heroísmo 
no me asombra ni me extraña, 

[141] 



FRT IPR PÉREZ 



que los soldados de España 
siempre lucharon lo mismo; 
el honor y el patriotismo 
inflaman sus corazones, 
y en todas las ocasiones, 
sin ver nunca si son menos, 
saben morir como buenos 
y luchar como leones. 

Para vuestra eterna gloria, 
la grandeza del contrario, 
por temible y sanguinario, 
hizo mayor la victoria, 
que hoy dn á la saña irrisoria 
con que á España insultan gentes, 
cobardes y maldicientes, 
digna respuesta entusiasta: 
«Aquí para vencer basta 
un puñado de valientes.» 

Vuestra inolvidable acción, 
que á España da hermosos días- 
de venturas y alegrías, 
sirva de ejemplo y lección 
para que, sin dilación, 
por noble esfuerzo tenaz, 
se junten en fuerte haz, 
de la patria en bien y en gloria,, 
el laurel de la victoria 
y la oliva de la paz. 
Diciembre 3896. 

[142] 






Yanksrías 

En Elliston, Kentucky, 
lyncharon á un doctor, 
porque se emborrachaba 
un día sí, otro no, 
y estando ya borracho, 
perdida la razón, 
zurraba á su señora 
de una manera atroz. 
Los yankees, es sabido 
que todos ellos son 
personas muy morales, 
que temen mucho á Dios, 
y no transigen nunca 
con ciertos vicios — ¡<>h! — 
que prueban repugnante 
desmoralización. 
Y, es claro, ardiendo en santo* 
legítimo furor, 
cogiendo al delincuente 
¡>in vana formación 
de causa, y sin oirle 
ni darle defensor, 
ni más fórmulas vanas, 
ni más apelación, 
llevólo á un bosque el pueblo., 

[143] 



FELIPE PÉREZ 



que estaba ya feroz, 

le echó al cuello una cuerda, 

de un árbol le colgó 

y fuese muy contento 

cantando una canción. 

Comprendo que los yankees 
— ¡oh, pueblo encantador, 
que por modelo ofrece 
su civilización! — 
estén todos furiosos 
contra nosotros hoy, 
porque mató á Maceo 
heroico batallón 
del noble y valeroso 
ejército español. 

Lynchar á uno, indefenso, 
un pueblo, eso es valor, 
y hazaña grande y digna 
de consideración; 
pero luchar trescientos 
contra tres mil — ¡qué horror! — 
y así matar — ¡qué espanto! — 
á un «héroe» — ¡qué baldón! — 
como Maceo— ¡oh, rabia! — 
eso es terrible, atroz, 
y nunca lograremos 
la gracia ni el perdón 
de aquellos bravos yankees, 
•que, ciegos de rencor, 
como á los españoles 
hallaron ocasión 

[144J 



FILIBUSTERÍAS 



de echar uno d uno el guante, 
lo mismo que al doctor... 
¡vamos, que no quedaba 
con vida un español! 

15 Diciembre 1806. 



<gH^ 



Refranes 



No me extraña que Cullón, 
sin pruebas y sin razones, 
con despreciable intención 
y con falta de aprensión, 
nos tachara de ladrones. 

Aquella frase insultante 
no fué ataque ni desmán, 
por grosero repugnante 
fué sólo justificante 
•de un conocido refrán. 

Piensa el... Cullón 

que todos son de su condición. 

Sherman, Morgan, Cullón, Cali, 
y otros cuantos senadores, 
necios y calumniadores, 
siguen tratándonos malí, 
diciendo de España «horrores». 
[145] 



FELIPE PÉREZ 



Todos están decididos 
á pedir con arrogancia 
que los Estados Unidos 
concedan beligerancia 
á sus viles protegidos. 

Pretendiendo, en su dislate,, 
alguno imbécil, orate 
ó de condición villana, 
que España con ellos trate 
de la insurrección cubana. 

Aunque tengan ese afán 
aquí nunca tratarán 
con gente de esa calaña, 
que hace tiempo que en España 
es sabido este refrán : 

El mayor mal de los males y 

es tratar con «yankees» tales. 
16 Diciembre 1896. 




[146] 




¡Pobrecitas! 

Unas cuantas ciudadanas,, 
según un diario asegura, 
en los Estados Unidos 
hace tiempo que se ocupan 
en proporcionar socorros 
á los mambises que luchan, 
ó mejor dicho, que haciendo,, 
como siempre, de las suyas, 
queman, roban, asesinan 
y huyen cuando se les busca- 
Las sensibles ciudadanas 
aquéllas, formaron una 
Sociedad con tal objeto, 
que por cierto se intitula 
Hijas de Cuba } aunque en ella. 
pocas cubanas figuran, 
y son casi todas yankees... 
¡Valientes Hij is de Cuba! 

19 Diciembre 1897. 

[147] 



Villancicos ds la gusrra 

Esta noche es Nochebuena 
y no es noche de dormir... 
porque debe celebrarse 
la derrota del mambís. 

A Maceo lo han matado. 
]Ay, qué lástima me da! 
Dame la bota, María, 
■que me quiero emborrachar. 
Ande, aiide, ande 
la marimorena 
y que de «los gordos» 
caiga una docena, 

aunque se incomode 
cualquier senador 
de esos con trichina 
que hay en Nueva York. 

San Quintín á su bandera 
dos corbatas le ganó, 
•que pregonan sus hazañas 
y acreditan su valor. 

Póngase Quintí?i Banderas, 
«i se atreve á presumir, 
enfrente de la gloriosa 
■bandera de San Quintín. 

[148] 



FILIBUSTRRÍAS 



Anda guachindango, 
métete en jaleo, 
á vei si te mandan 
donde está Maceo. 

Si á Máximo Gómez 
lo mandan después, 
¡ay, qué bien, juntitos 
vais á estar los tres! 



Los cochinos de Chicago 
•dicen que han tomado á mal 
el que muchos los comparen 
con Shérman, Morgan y Cali. 
Porque tienen los cnchinos 
muy buen lomo y buen jamón, 
y aquellos sujetos sólo 
tienen lengua... de escorpión. 
Esos senadores 
hombres de recursos, 
las tierras abonan 
echando discursos. 
A la Agricultura 
prestan protección, 
sirviendo á la causa 
de la insurrección. 

Esta noche es Nochebuena 
y mañana es Navidad, 
y y pasado... por las armas 
dicen que será Rizal. 

[149] 



FELIPE PERE: 



Si á Máximo y á Calixto 
así «pasaran» también, 
ahora sería oportuno 
para arreglar el belén. 

Ya no hay más remedio 
que andar con presteza, 
y que pegar duro, 
yendo «á la cabeza», 
pues la SOLITARIA, 
estrena ó lombriz, 
puede exterminarse 
solamente así. 



=Nochebuena, Nochebuena 
para mí no lo has de ser, ■ 
que en la guerra tengo un hijo 
y no sé qué será de él. 

Nochebuena, Nochebuena 
para mí no lo eres ya, 
que hoy mi madre está llorando* 
si no ha muerto de pesar. 

—Gracias á que el pobre 

no viendo mi pena, 

ha de sufrir menos 

esta Nochebuena. 
— Gracias á que ella 

no vé mi dolor, 

y así su tormento 

no será mayor. 

20 Diciembre 1896. 

[150] 



iiiil ^t 



lili! 



El ro'o ds Europa 



Hay quien supone que Europa 
mira con ojos serenos 
lo que pretenden los yankees, 
contra razón y derecho, 

pues aunque ahora contra España 
van sus rapaces intentos, 
■afrenta es de Europa entera 
tolerar su desenfreno. 

Si hubiera tal... tolerancia 
•en los pueblos europeos, 
como suponen algunos, 
por más que yo no lo creo, 

luchando España con honra, 
sin reparar en los riesgos, 
dará de honor y nobleza 
-á la vez lección y ejemplo. 

Yo espero que al fin Europa, 
por su interés, cuando menos, 
sabrá contener desmanes, 
que ya tocan á su crédito. 

La fábula mitológica 
refiere en prosa y en verso, 
que á Europa la robó Júpiter 

[151] 



FELIPE PÉREZ 



en forma de toro... ¡Bueno! 
El que un toro la robase, 
llevando «todo un dios» dentro, 
es cosa que se comprende; 
¡pero que la robe un cerdo!... 
21 Diciembre 1896. 




Cuestión gramatical 

Si es el que mira, mirón, 
y es el que mama, mamón, 
;qué nombre mejor le cuadra 
á todo el que á España ladra? 

Espero la solución. 

21 Diciembre 1896. 




Los IK, UU. de A, 

Vamos, ¿á que ustedes 
no saben ni aciertan 
lo que en castellano 
significa esa 

[152] 



FILIBUSTERÍAS 



«porción» de iniciales, 
tal como están puestas: 
Yo no lo aseguro, 
pero por las señas, 
esas iniciales 
indican y expresan 
« transparentemente » 
lo que más desean 
ser todos los yankees 
si, por fin, leí dejan: 
»Los Explotadores 
Únicos de A?nérica.» 



21 Diciembre 1896. 




• •• 

Problema. — :Por qué los yankees 
que hoy á España hacen el bú 
no son cuerdos? — Solución: 
Porque les falta una u. 

Diciembre 1896. 



'IHs^ 



f 153] 




Monifacio y Macso 



Se dice que en Filipinas 
fia muerto el rey Monifacio, 
que iba siempre entre sus subditos 
vestido de mamarracho, 
con capa pluvial, corona, 
•cetro de metal dorado, 
y unos pantalones verdes 
con que á sus fieles vasallos 
aba, sin duda, diciendo: 
«Comedme, amables tagalos». 

Como lo de Filipinas 
<en todo resulta plagio 
-de lo que en Cuba sucede, 
el monarca Monifacio, 
al saber que ya Maceo 
está gozando del diablo, 

[154] 



FILIBUSTERÍAS 



por no ser menos, sin duda, 
ha pretendido imitarlo. 

Para mayor «parecido», 
■si es lo que se cuenta exacto, 
también le dieron la muerte 
las balas de los soldados, 
y también quedó el cadáver, 
sin que de él hicieran caso. 
En lo que no hay parecido 
«s en que nadie ha logrado 
quitarle los calcetines 
como al terrible mulato, 
porque el rey (Q. E. P. D., 
Que Era Puerco Declarado), 
los que usaba solamente 
se le quitaban lavándolo. 

Diciembre 1896. 



Puede ser 

Rius sucede á Maceo, 
según un corresponsal. 
¡Hombre! ¡Si tendrán deseo 
los mambises de un Liceo 
Rius para el Carnaval ! 
-36 Diciembre 1896. 

[155] 




Prueba de afecto 



Se dice que los yankees 
no son amigos nuestros , 
que á España no dan pruebas 
de amor puro y sincero, 
que faltan á deberes 
de todo honrado pueblo, 
que ayudan y «cobijan» 
á los filibusteros, 
que airados nos insultan 
con «rábicos» denuestos, 
que sólo la codicia 
los mueve en sus empeños 
y que es para ellos todo 
cuestión sólo de precio. 

fiev] 



FILIBÜSTERÍAS 



¡Calumas, sí, calumas! 
Lo digo y lo sostengo 
y si es indispensable 
probarlo, ¡hasta lo pruebo 
Hoy mandan á la Habana 
ignoro conque objeto 



¡Ingratos, lo estáis viendo! 
Los yankees enemigos, 
los yankees tan perversos, 
los yankees que están sólo 
á su interés atentos, 
nos mandan ahora un míster 
— ¡míster que Dios! — tan bueno,. 
que ya mejor, de fijo 
no hay otro... para ellos. 
¡ Digo ! ¡ Como que es Money 
lo mismo que dinero! 
4 Enero 1897. 



4S* 



[157] 



Epístola esdrújula 

AD AD-EFESIUM 

Insigne ge?ieralísimo 
Máximo, 
Jefe del mambís ejército 
bárbaro, 
Como ya ha muerto tu cómplice, 
vándalo, 
-que estará en el profundísimo 
Tártaro, 
y ves que tu fin acércase 
rápido, 
y será, si no ridículo, 
trágico, 
porque ya tan sólo ayudante 
zánganos, 
sin fé ni confianza ni ímpetu 
ni ánimo, 
dicen que escribes de epístolas 
fárrago, 
en necio estilo de dómine 

[158] 



FILIBUSTERÍAS 



gárrulo, 
de nuestra suerte juzgándote 
arbitro, 
cuando, aun para andar, sostiénete 
báculo. 
Lanzando mil despropósitos 
candidos, 
y ya haciendo in me7ite estúpidos 
cálculos, 
nos ofreces ser pacífico, 
plácido, 
y dar á la guerra termino 
mágico, 
si servimos tus propósitos 
ávidos, 
sin mandarte a... las camándulas... 
[Panfilo! 
Si hay ya entre tu gente pérfida 
pánico, 
y ve que el castigo es próximo 
y áspero, 
pues de España el sacratísimo 
lábaro, 
triunfará de tanto picaro 
pájaro, 
ó entrégate que es lo único 
práctico, 
■ó toma, en dosis mortíferas,, 
láudano, 
ó cuélgate de un altísimo 
plátano, 

[159] 



FELIPE PÉREZ 



ó ve ya liando tus bélicos 
bártulos, 
¡Pero tú «imponernos cláusulas»! 
i Sátiro ! 



¡Contigo España en impúdico 
tráfago ! 
¡Tratar contigo, famélico 



tábano ! 
¡Eso no! ¡Voto al mismísimo 
chápiro ! 
¡Eso no! Que aun los minúsculos 
párvulos, 
van á gritarte, en sabiéndolo: 
¡Máximo! ¡Mínimol ¡Ato mol 
10 Enero 1897. 



/•P^ 



SI ingenio de «Máximo* 

La carta que á don Arsenio- 
Máximo Gómez mandó, 
y de que la prensa habló, 
es una carta de ingenio. 

Si alguien dudarlo ha podido» 
ó que esto es burla sospecha, 
puede fijarse en la fecha, 
que dice: *I?igenio Pulido...** 
15 Enero 1897. 

[163] 




/g§^#B^ 



Gobierno yankes 



Asegura un diario 
que nombrará Mac Kinley secretario 
de la Tesorería á Mac Cullón 
(dicho sea, señores, con perdón), 
aquél que, entre otras necias expresiones 
tachó á los españoles da ladrones. 
Shérman, otro que tal, será nombrado 
secretario de Estado, 
y acaso otro alto puesto tendrá Cali, 
que es también, por supuesto, otro que iall. 

Mucho á España ha agraviado 
el pueblo yankee, «nuestro buen amigo», 
mas con ese gobierno e 
¿Para qué más castigo: 

20 Enero 1897. 




[161] 




¡Echarles ds su casa! 



Dice la prensa 
que un cañonero 
tan atrevido 
cuanto certero, 

echó á unos cuantos 
grupos dañinos 
de la ensenada 
de los cochinos. 

Y los mambises 
dirán ahora: 
— Miren si España 
nos encocora, 

y es su injusticia 
bien demostrada: 
¡Ya ni nos dejan 
7iuestra ensenada! 
19 Febrero 1897. 




[168] 




¡Eso es! 

¡Hombre! Mister Barret, 
representante de Massachuset, 
que debe ser un bárbaro de á folio, 
dijo en el Capitolio, 
sin duda con la «curda soberana», 
dispuesto á armar «jollín» y batahola, 
que ya la escuadra norteamericana 
debía echar á pique á la española. 
¡Ay! Mire usted si tiene mala idea 
mister Burret, Barret... ó como sea. 
¡Es claro! Ya se vé que él sólo «tiende» 
á decir algo... así, que mortifique, 
aunque por lo ridículo no ofende, 
porque ya se comprende 
que no es tan fácil lo de echar á pique, 
ni allí el gobierno hará caso siquiera 
de las sandeces de un Burret cualquiera; 

[163] 



FELIPE PÉREZ 



pero el Señor nos libre 

de que un yankee brutal de ese calibre 

tenga, al fin, lo que tanto necesita. 

porque entonces su intento nadie evita, 

y hará horrores, lo mismo que hoy nos ladra 

;Qué es lo que necesita? Pues es-cuadra. 

Febrero 1897. 



*rf 



¡Así! 

Yo escribiría en un pliego: 
«Quien dice lo que no cree 
es un mamarracho», y luego 
le diría á Lee: — «Lee». 



1 Marzo 1S97. 



¡Oh) qus gran nación! 

Con terror y asombro leo 
el relato 
de la gran lucha brutal, 

[164J 



FILIBUSTERAS 



que, sólo con el deseo 
de ganar el campeonato 

del boxeo, 
— ¡qué honor tan piramidal! — - 
■en los Estados Unidos 
tuvieron los conocidos 
terribles boxeadores 
Oin Courbett (americano) 
y Fitzsimmons (australiano) 

¡ah, señores! 
jqué atletas tan admirables! 
^qué vigorosos! ¡qué astutos! 
,7 qué feroces! ¡qué indomables! 

¡y qué brutos! 



Un público numeroso, 
afanoso, 
•seguía los accidentes 
de aquella lucha frenética 
•con verdadera emoción, 
no porque los contendientes, 
probando su fuerza atlética 
rompiéranse el esternón. 

La razón 
•era que, en las luchas estas, 
-siempre se cruzan apuestas 
de gran consideración, 
y en aquella feroz lucha, 

por tratarse 
«de gente tan fuerte y ducha, 

[165] 



FF.LIPE FEREY 



ya llegaban á cruzarse, 
con absurdo frenesí, 
millones... ¡Ay, qué avestruces? 

Eso sí 
que es ya para «hacerse cruces.* 



En catorce acometidas, 
con muy ligeras paradas, 
hubo muelas «demolidas» 
y costillas destrozadas, 
ojos casi reventados, 
varios miembros dislocados... 

pero al fin 
acabóse la función, 
porque llevó el pobre Gin 
un golpe en el corazón, 
dado con tan fieros modos, 
que, por la suerte cruel, 
dejó sin respiración 
á Gin, y á la vez á todos 
los que apostaban por él. 



¡Y aún habrá quien con horror 
hable de nosotros mal, 
y nos llame brutos, por 
nuestra fiesta nacional! 
¡Voto á tall 

Cuando esas cosas oigamos-. 
convendrá que recordemos 

[166] 



FILIBUSTERÍAS 



la culta yankee función, 
y por respuesta cantemos 
aquellos versos de Ramos 
Carrión: 

«¡Oh, qué patria rica! 
¡Oh, qué gran nación! 
¡Oh, qué mañifíca 
civilización!» 



23 Marzo 1897. 



I 



0^~ ^ ¡4W* 



f 167 } 




Dos puntos 



Afirman varios perióndicos, 
según las noticias últimas, 
•que Lechuga y Sanguiiy, 
•después de fracasar una 
tentativa de escaparse 
para dirigirse á Cuba, 
se fueron á Jacksonville 
(ruego que no lo confundan 
con Jackson Veyán) y entrambos 
con muchísima frescura, 
se presentaron á aquellas 
-autoridades, que hoy juzgan 
si ha habido ó no ha habido algo 
reprochable en su conducta. 

¡Vaya! ¡Con que iban tan frescos! 
Pues de eso lo que «resulta» 

[168] 



F1LIBUSTERIAS 



es que ambos se han presentado 
— cuestión de temperatura — ■ 
no como dos Sanguilíes, 
sino como dos Lechugas, 

10 Abril 1S97. 



¿Otra estrella? 

Dicen que los yankees ponen 
-•ahora en el cielo los ojos, 
110 porque esperen que el cielo 
perdone los despropósitos 

que la mayoría dice 
siempre que habla de nosotros, 
sino porque con la boca 
•abierta, como los bobos, 

andan hace algunos días 
mirando al cielo afanosos, 
por saber si una luz blanca 
-que ha aparecido de pronto, 

es la señal evidente 
■del invento prodigioso 
•de un yankee, que ha descubierto 
la dirección de los globos, 

ó es alguna estrella errante 

[169] 



FELIPE PÉREZ 



que por «aquellos contornos» 
está dándose un paseo, 
ú es un nuevo meteoro. 

Hay quien supone que es esto 
y quien cree que es lo otro, 
y dicen que ya hay apuestas, 
porque allí apuestan por todo. 

Yo á lo segundo me inclino, 
y si es estrella supongo 
que es la estrella solitaria 
que va pidiendo socorro, 

aunque hasta los mismos yankees 
la han de mirar de reojo, 
porque el meteoro ese 
les resulta saca-oro. 

24 Abril 1897. 



Señoras*** ¡Arrf 



Las cosas más estupendas, 
los casos más sorprendentes, 
los lances más increíbles, 
que nadie imaginar puede, 

en los Estados Unidos 
deben ser cosas corrientes, 
según la prensa á diario 

[170] 



FILIUUSTERIAS 



en todo el mundo refiere. 

Claro está que el «feminismo», 
que ahora «es de moda», allí crece 
y se extiende y se propaga, 
y en toda la línea vence; 

pero allí no se contentan 
las atrevidas m-ijeres 
con pedir derecchos, cargos, 
libertad, goces y bienes, 

que los hombres hasta, ahora r 
por juzgarnos los más fuertes, 
nos reservamos — ¡groseros! — 
humillando al sexo débil. 

Las señoras coloradas, 
que deben ser mozas ter?ies } 
no quieren que les repitan 
el «argumento de siempre», 

de que, por razones lógicas, 
las mujeres que pretenden 
ser ministras, diputadas 
ó gobernadoras, deben 

también cargar con el chopo» 
al cumplir los diecinueve; 
y combatir en la guerra, 
y servir en los cuarteles. 

Y las coloradas — ¡ole!- 
ya han logrado que las leyes 
les permitan que en la guardia 
nacional desde ahora entren. 

Mientras haya paz, la cosa 
no ofrecerá inconvenientes, 

[ i-i j 



FELIPE TEREZ 



salvo los que yo no digo 
y comprenderán ustedes, 

y hasta será pintoresco 
en las funciones solemnes, 
en revistas y paradas, 
verlas muy guapas y alegres, 

con uniformes bonitos, 
porque si son feos puede 
que renuncien al derecho 
que ahora piden y defienden. 

Pero si hay guerra ó motines 
yo temo — y acaso yerre — 
que las guai dias nacionales 
^en un aprieto han de verse, 

y las más — aunque haya algunas 
que luchen valientemente — ■ 
-al ver que sus cuerpecitos 
pueden llevar un julepe, 

renegarán del derecho 
que las obligue á exponerse, 
siendo coloradas ellas, 
á que al fin las pongan verdes. 



3 Mayo 1897. 

[172] 



%*M^ * .♦' :♦: >: ♦ ♦ ♦ .♦ >: ♦ ♦: " 
*» ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ > > ♦ ♦ ♦ > ♦ > 



Mistsr Górdon 

Ansioso estaba ayer tarde 
leyer do, á través del llanto 
que me nublaba los ojos, 
•el conmovedor relato 
del acto de Luis Moróte, 
más que compañero, hermano, 
que hoy recuerda las proezas 
de los tiempos legendarios, 
y en rudas alternativas 
iba el corazón pasando 
del temor y la zozobra 
-al gozo y al entusiasmo, 
cuando, con grata sorpresa, 
vi que ante el furor de Máximo, 
el malvado viejo chino, 
más que nunca sanguinario, 
se levantó á la defensa 
del periodista bizarro, 
digno y noble mister Gordon, 
jefe norteamericano. 

Y yo, que con fiera saña, 
he escrito ya tanto y tanto 
contra los necios Cuilones 
y los tipos Morgan-áticos, 
padrinos de bandoleros, 

[173] 



FELIPE TEREZ 



asesinos é incendiarios, 
que por miserables dóllars, 
charlatanes insensatos, 
ofendieron á mi patria 
con lenguaje tabernario 
hoy, ante ese noble yankee, 
aunque esté en opuesto campo, 
me descubro con respeto 
por su generoso rasgo, 
y si me fuera posible 
mandar por el cable abrazos, 
al enviar mil millones, 
y aun no fueran muchos tantos, 
para mi buen compañero 
por su arrojo temerario, 
que demuestra su bravura 
y acredita su amor patrio, 
también uno enviaría, 
muy sincero y apretado, 
para el yankee inister Górdon, 
que así me ha herido en mi flaco. 
23 Febrero 1897. 




fl7±l 




Con si capotín, tía, tín, tín 

La República cubana, 
que es una especie de mote 
de esas hordas de asesinos, 
cuadrillas de malhechores, 
que en Cuba siguen mostrando 
sus sentimientos feroces, 
según dicen los periódicos 
va á «celebrar elecciones» 
para elegir «presidente», 
que allí debe ser un nombre 
equivalente para ellos 
á «capitán de ladrones». 

Hay ya varios candidatos 
que aspiran á que los voten, 
y un tal Capote entre todos, 
que son unos diez ó doce, 
parece que es el que cuenta 
•con más firmes defensores. 
Porque es lo que dicen ellos; 

[175] 



FELIPE PÉREZ 



« — Después de las desazones 
por Martí, Maceo y Ríus, 
esto muy malo se pone, 
y si ahora dan las reformas, 
la cogida será enorme...; 
pues como último recurso 
hay que meter un capote. 
18 Mayo 1897. 



* 



Psz yankss 



En Nueva York hay un aquarium 
que es grande y bueno de verdad, 
y en el aquarium una rana 
que es una rana colosal. 

La rana pesa cinco libras, 
que me parece que es pesar, 
y hay quien supone que es la rana 
un senador de los de allá. 

Por más que alguno ha asegurado 
con la mayor formalidad, 
que ha sido un pez que salió rana 
y lo han querido conservar. 

1 Junio 1597. 



[176 




¡Ladrones! 



En Chicago se roba de tal manera, 
que, según aseguran varios pe-iódicos, 
en el año pasado, sin ir más lejos, 
ha habido ¡en doce meses doce mil robos! 

Si los datos son ciertos, se me figura 
que allí serán ladrones ya casi todos, 
ó será un esport nuevo que han inventado; 
robarse, «como amigos», unos á otros. 

2 Junio 1897. 




Optimismos del Gobierna 



Circuló por Madrid hace días 
el grave rumor, 

[177] 



FELIPE PÉREZ 



de que mister Mac Kinley pensaba 

en la intervención. 
Pero dice La Correspondencia, 

«de orden superior», 
que el Gobierno aún abiiga optimismos 

en esa cuestión. 
Como yo de «esas cosas* no entiendo, 

no digo que no; 
mas lo siento por los optimismos. 
¡Abrigarlos con este calor! 

12 Junio 1897. 



I 



El gran canon 

«¡Barba Azul tiene un cañón!» 
fjase popular aún, 
que es de una opereta bufa 
que yo vi en mi juventud, 
Nadie supo si el terrible 
cañón era algún obús 
<3 un cañón... de chimenea 
■ó un «perfeccionado Krupp»; 
mas la frase se hizo célebre 
y corrió de Norte á Sur 
y de Poniente á Levante 

[178] 



FILIOUSTF.RIAS 



con extraña prontitud. 

En los Estados Unidos, 
por hacer «á a'guien» el bú, 
parece que ahora no quieren 
ser menos que Barba Azul, 
y un cañón han fabricado 
de espantosa magnitud, 
•capaz de «mandar « las bombas 
desde Washington á Irún, 
y pesando, según datos 
-de completa exactitud, 
-ciento treinta y cinco mil 
•quinientas libras... ¡Jesús! 

Pues bien; al hacer las pruebas 
■ante inmensa multitud, 
aquel cañón gigantesco 
tan espantoso, que algún 
•espectador al mirarlo 
hizo aterrado la cruz, 
y más de una espectadora 
•sufrió, al verlo, un patatús... 
después que fué bien cargado 
hizo de repente ¡puní, 
y ahora el pedazo más grande 
de él es como un altramuz. 

La moraleja del caso 
omito, en la certitud 
de que han de entenderla todos, 
que es clara como la luz. 

14 Junio 1.897. 



[179J 




Ü 



En Urbana, población 
de los Estados Unidos, 
que á los mambises bandidos 
miran con gran compasión, 

y con insultos villanos, 
que sus proyectos delatan, 
á los españoles tratan 
de feroces é inhumanos, 

ahora un lyitchamienio ha habido> 
con tal cúmulo de horrores, 
que espantan los pormenores 
que la prensa ha referido. 

Tal fué aquella atrocidad, 
que ninguna otra la gana; 

[180] 



FILIBUSTERIAS 



y ha ocurrido en la ciudad 
que ellos tienen por Urbana... 
¡Me «jingo» en su urbanidad! 

1 Julio 1S97. 



'fflffi^ 



¡¡Oro yankesü 



Refiere anoche un periódico 
que en los Estados Unidos 
el oro que se ha empleado, 
según datos estadísticos, 
en orificar las muelas, 
los dientes y los colmillos, 
asciende á veinte millones 
de dollars, desde que se hizo 
la orificación primera. 
¡Buena suma, vive Cristo! 
¡Veinte millones de dollars 
ó la mar en perros chicos! 

Si eso no es broma, los yankis 
y las ya?ikas, por lo visto, 
deben tener en las bocas 
más oro que en los bolsillos. 
Vamos, ahora ya comprendo 

[ 181 1 



PET.IPE PÉREZ 



perfectamente y me explico 
por qué aquellos senadores, 
insolentes y atrevidos, 
nos enseñaban los dientes, 
siendo ellos inofensivos. 
Es ciaro, no era amenaza 
para asustar á los chicos, 
ni era alarde belicoso, 
ni gesto de «Cataclismo»; 
era que así pretendían 
humi larnos y aturdimos, 
enseñándonos los dientes 
para probar que son ricos. 

J Septiembre 1897. 




Í182 




The «timo» ís Honey 



Hoy leo que mister Money 
(un apellido sonoro, 
pues significa «dinero») 
lia declarado hace poco 
•que, en los momentos presentes, 
vería con mucho gozo 
■que España mandase á Cuba 
su escuadra en son belicoso, 
y que en este caso Franjia 
se aliase con nosotros, 
porque como Francia tiene 
•colonias, que codiciosos 
ven los Estados Unidos, 
y á las que han echado el ojo, 
era la ocasión p-opicia 
para que dijeran: «¡Copo! > 

Aunque estas fanfarronadas 
•oyen muchos con enojo, 
Á otros muchos causan risa 

[183] 



FELIPE PÉREZ 



por ser nos plus de lo cómico; 

pero los jingos, es claro, 

le dan crédito, de modo 

que ya están dando por hechos 

tan visibles despropósitos. 

¡Pobres jingos, se figuran 

que con Money se hace todo! 

5 Octubre 1997. 




¡Ah, TaylorcílloT 

Mister Taylor, para quien 
la doblez no es cosa extraña,, 
mientras estuvo en España 
hablaba de España bien. 

Pero se fué á su país 
y, hecho un jingo sin igual, 
hoy habla de España mal, 
dándose él mismo un mentís. 

;No dijo lo que sentía, 
cuando era aquí embajador, 
por miedo?... Pues, por pudor,, 
oculte esa cobardía. 

¿Dijo la verdad aquí 
y hoy miente, por conveniencia: 

[184] 



FILIBUSTER1AS 



Pues tampoco, por decencia, 
enseñe la oreja así. 

Va á hacer un triste papel 
ante todos los países, 
y hasta los mismos mambises 
tendrán que burlarse de él. 

Yo casi estoy por pensar 
que mister Taylor no ha escrito 
lo que dicen... ¡Pobrecito! 
Lo han querido calumniar. 

¡El hacer tal desacierto! 
¡El mentir de esa manera! 
N© es posible... Pues si fuera 
todo lo que dicen cierto, 

hasta Calixto García, 
aunque halaga su interés, 
iba á decir que esa es 
«una sinvergüensería>. 

4 Noviembre 1897. 




[185] 



¡Que coincidencia i 

Por lo que dicen 

vuelven los jingos 
á molestarnos 
y á zaherirnos, 
y cuando el pleito 
ya ven perdido 
rugen furiosos 
y vengativos 
y ot -a vez quieren 
mover ruido. 



Si, como algunas 
gentes han dicho, 
la autonomía 
será motivo 
de que ellos salgan 
con sus designios, 
jpor qué se agitan, 
por qué sin tino, 
ahora irritados 
salen de quicio, 
buscan recursos, 
buscan amigos, 

[188] 



F1LIRUSTERIAS 



fraguan embustes 
y mueven líos, 
como queriendo 
ganar prestigio? 

Si ellos no vieran 
seguros signos 
de un desenlace 
pronto y pacífico, 
que destruyendo 
planes malignos 
torpes negocios, 
complots inicuos, 
dé á España y Cuba 
sus beneficios, 
¿no se estarían 
quietos, tranquilos, 
y aun satisfechos 
y divertidos^ 
viendo que todo 
les es propicio? 
Que gritan... ¡bueno! 
que aullan... ¡buenísimo! 
No hay que hacer caso 
de los ladridos. 
¡Qué muerden!... ¡Cáspita! 
Ya eso es distinto, 
y es bien que estemos 
muy prevenidos. 

Cuando rabiosos 
[187] 



FELIPE PÉREZ 



aquellos tipos 
ahora pretenden 
darnos mordiscos, 
con alarmante 
sorpresa he visto, 
que hay en los cerdos 
(con perdón dicho) 
una epidemia 
de humor dañino, 
y porque dejen 
de ser nocivos 
hay que cocerlos 
ó hay que f reírlos... 
¡Qué coincidencia, 
señores jingos! 

8 Noviembre 1897. 




[188] 



<í^<ll^<iB^ 



Y va de cuento 

En una antigua comedia, 
-«famosa» dos siglos hace, 
La más hidalga hermosura, 
\in gracioso personaje 
refiere este cuentecülo, 
•que está lleno de donaire: 

« En cierta parte del mundo, 
•que aquí no importa la parte, 
hubo una gran hechicera, 
que volvía en animales 
diferentes á los hombres. 
A unos los hizo elefantes, 
á otros gatos, á otros perros, 
•á otros tigres muy galanes 
y á algunos torpes lechtones; 
en fin, cuanto en la nadante 
arca de Noé se entró, 
ella tuvo en dos corrales. 

«Llegó un hombre, que sabía 
el contrahechizo, al paraje 
■en que estaba, y empezó, 
■con desenfado galante, 
á ir desencantando hombres, 
•que á sus formas naturales 

[189] 



FF.T.TPE PÉREZ 



volvían dando mil brincos 
del contento de librarse. 

• Llegó á uno, á quien la forma 
de cochino abominable 
cubría, é hizo gran fuerza 
con conjuros y ademanes 
por desencantarle; mas 
para no desencantarse, 
lo que hacía era gruñir 
y andar hacia atrás, hurtándose. 

»E1 tal desencantador 
se mataba por librarle; 
pero el lechón condenado 
le dijo, haciendo visajes: 
— Yo gusto de ser cochino, 
vuesamerced no se canse.» 

Hoy, al conceder á Cuba 
reformas y libertades, 
los rebeldes y contrarios 
se irán volviendo leales; 
los leales satisfechos 
serán aún más fieles que antes- 
y habrá la paz anhelada 
aunque algún malvado rabie. 

Solamente á los bandidos 
que en la guerra y el pillaje 
encuentran gusto y negocio- 
no será el volverlos fácil. 
Ni a los jingos ¡está claro! 
porque esos, recalcitrantes^ 

[190J 



FILIBUSTERIA.S 



como el cochino del cuento, 
gruñirán con más coraje 
y dirán seguramente: 
- — ¡Bali! Que España no se canse. 
No queremos ser personas; 
Nos va bien de cerdos yankees. 
11 Noviembre 1897. 



tÜPP^ » ¿G^ 



Males y Malos 

Todos los días circula 
algún notición siniestro, 
de algo que en Cuba ha ocurrido 
y es para España funesto. 

Por fortuna, casi siempre, 
el «infundio» es descubierto, 
mas, por desgracia, su origen 
queda siempre en el misterio, 

A veces los noticiones 
ya pasan de lo estupendo, 
y á no tratarse de asuntos 
en que van, por fuerza, envueltos 

[191] 



FELIPE PÉREZ 



de los buenos españoles 
el decoro y el sosiego, 
fueran motivos de risa 
por ridículos y necios. 

Un día nos ha copado 
la mitad de nuestro ejército 
una partida compuesta 
de ochenta mil insurrectos; 

otro día los mambises 
lian entrado en treinta pueblos, 
y no han entrado en la Habana 
porque, como van en cueros 

y son «niños» muy mirados 
no han querido, deshonestos, 
hacer la entrada solemne 
con rubor del bello sexo. 

Otro día se asegura 
-que resucitó Maceo 
y juró matar á Blanco 
si no se convierte en negro. 

Otro hacia Pinar del Río 
Gómez y los suyos fueron, 
y el Pinar de los de Gómez 
no es, por consiguiente, nuestro. 

Otro ha habido un desembarco 
•de hombres, armas y pertrechos, 
tan grande, que sólo caben 
-como sardinas en cesto. 

Que esos y otros mil infundios, 
por lograr nuestro descrédito, 
inventen un día y otro 

[192] 



FILIBUSTERÍAS 



los torpes fili-embusteros, 

no puede causar sorpresa; 
pero que imiten su ejemplo 
españoles, procurando 
la diversión ó el provecho, 

por jugar con los valores 
ó jugar con nuestros nervios... 
eso merece un castigo 
■que sirviera de escarmiento. 

Malos son los pesimistas 
■que con absurdos recelos 
dudan de lo favorable 
y no dudan de lo adverso, 

que augurando siempre daños 
nos quitan, con sus lamentos, 
«1 valor en la desgracia 
y en la fortuna el contento. 

Pero malos, sin disputa 
mil veces más, son aquellos, 
que gusto y valor nos quitan 
por necia broma ó por juego. 

Pidamos á Dios, por tanto, 
que nos libre en todo tiempo 
de los malos que nos tienen 
y los males que tenemos; 

délos pájaros... de cuenta 
y de los de mal agüero, 
de españoles... pesimistas 
como de los y ankees... pésimos. 

10 Diciembre 1898. 



[193 




¡Qus rabien! 



Los jingos y laborantes 
se despachan á su gusto, 
propalando mil embustes 
é inventando mil infundios. 

Al ver que su descalabro 
es rápido y es seguro, 
se desesperan y aullan 
y rabian como energúmenos. 

No debe extrañar á nadie 
que ellos mientan como... tunosy 
porque es sabido que nunca 
fueron veraces ni justos, 

y que el dolo, la calumnia, 
la mentira y el insulto 
fueron sus únicas armas 
para causarnos disgustos. 

Pero que algunos incautos» 

[194] 



FILIBUSTERlAS 



siendo aquel juego tan burdo, 

se alarmen por sus mentiras 

eso es, más que extraño, absurdo. 

Dejad que inventen y rujan 
y que mientan sin escrúpulos, 
y que al verse ya perdidos 
extremen ese recurso; 

pues su frenesí de ahora 
es un halagüeño augurio; 
cuanto más grande es su rabia 
más cerca está nuestro triunfo. 



26 Enero 1898. 




i j95 i 




Buques disfrazados 

Una noticia que tiene 
muchísima gracia y tal, 
y me ha hecho pasar un rato 
-agradable de verdad. 

¿A que no saben ustedes 
el proyecto original 
que en los Estados Unidos 
ahora discurriendo están, 

por si un conflicto estallara, 
y se acabara la paz 
y aquella nación tuviera 
que andar en guerra naval? 

Lo que no se ocurriría 
á Merlín ni á Satanás, 
con ser el uno tan sabio 
jy el otro tan infernal. 

Coger sus barcos de guerra 

¡m] 



FILIBUSTERIAS 



y ponerles un disfraz 
para que no los conozcan 
cuando vayan por el mar. 

Y así vestidos de máscaras, 
yendo de acá para allá, 
no van á ser malas bromas 
las que se proponen dar. 

¡Caramba! Pues la ocurrencia 
tiene originalidad, 
y dará á la guerra forma 
entretenida y jovial. 

Hacer Carnaval marítimo 
á alguno parecerá 
que es una cosa risible 
y para la guerra más. 

Pues no, señor, nada de eso; 
porque es lo que ellos dirán: 
«Car-naval, al fin y al cabo, 
algo tiene de naval. » 
Febrero 1896. 



^f> 



[i»7j 



mu 




1 1 ni 



31 cerdo inviolable 

Dicen que por acuerdo 
municipal 
se prohibe vestirse de cerdo 
este Carnaval, 
y aunque no ha habido edicto 
público ú oficial, 
habrá rigor estrito, 
con el fin de evitar un conflicto 
internacional. 




Aunque alguno lo toma 
como formal, 
yo supongo que es eso una broma 
de este Carnaval, 
pues darle «oficialmente» 
tal representación, 
es cosa, francamente, 
que resulta una pulla evidente, 
sin explicación. 

[ 198 ] 



FILIBI'STERIAS 




Si los cerdos se enteran, 
que puede ser, 
más hinchados que si los nutrieran 
se van á poner, 
pues orden tan notable 
para ellos, en rigor, 
resulta inapreciable. 
¡Ya es el cerdo también inviolable! 
¡Caramba! ¡¡Qué honor!! 
19 Febrero 1898. 



i*®B^ 



[ 199 ] 




i Ay, qué tío ! 



Los yankees ahora pretenden 
que sea el Maine destruido, 
porque de su última hazaña 
no quede prueba ó vestigio, 

y en vez de querer que todos 
vean que ellos juegan limpio 
y puedan probar, si quieren, 
cómo el caso ha sucedido, 

con vanas imposiciones, 
que delatan sus designios, 
quieren borrar toda huella, 
como si fuera un delito. 

Su interés precipitado 
es un evidente indicio, 

[2001 



FILIBUSTErtlAS 



ó de turbada conciencia 
ó de propósito inicuo, 

y dan ese torpe ejemplo, 
por si no hubiera infinitos, 
de que el tío Sam, en todo, 
se ha de portar... como un tío. 
Marzo 1898. 




[201] 



®i® © ©'©i®i®i©i®i®f©i®{©t®;©i®i®i.® ®i©i®i®i© (®i©i®t®i© 




Revista cómica 



¿Revista cómica? ¡Ouiá! 
-Cuando nuestra patria va 
«ntre peligros y escollos, 
¿quien piensa chistes? No está 
ahora el horno para bollos. 

La musa jovial, ligera, 
-al ver solamente caras 
con expresión triste ó, fiera 
¿qué ha de decir? La madera 
no está para hacer cucharas. 

Pues mientras haya desmanes, 
se hable de bélicos planes, 
y ande esta marimorena, 
no hay bromas. La Magdalena 
tío está para tafetanes. 



¿Revista cómica? Sí. 
Ni nos ciegue el frenesí 

[202] 



FILIBUSTERIÁS 



ni nos abata el dolor. 
En tales trances aquí 
triunfó siempre el buen humor. 

Gratos recuerdos de gloria, 
•que acuden á la memoria, 
demuestran que más de un día 
nuestra genial alegría 
nos condujo á la victoria; 

y que en muchas ocasiones , 
■en la lucha con naciones 
•de poder, por grande, extraño, 
nuestra risa, hizo más daño 
que el fuego de los cañones. 



Por su valor impulsados 
y en amor patrio inflamados, 
siempre alegres, nunca tristes, 
van con risas y con chistes 
á luchar nuestros soldados. 

Y en el más grave momento, 
•cuando el choque es más violento 
y el furor más sanguinario, 
burlándose del contrario, 
dan sus canciones al viento. 

Si hoy es ruda la porfía, 
dejad que ruede la bola... 

[203] 



FELIPE PÉREZ 



-Aflijirse?... ¡Tontería! 
¡A luchar con alegría 
por la nación española! 

31 Marzo 1S96. 




[204] 




Perfectamente histórico 

En Umbrete, provincia de Sevilla 
— El Porvenir en serio lo refiere — 
guardaba un pastorcillo una piara 
de cerdos (dicho con perdón de ustedes). 

Con los pastos de Umbrete, que son buenos, 
estaban todos gordos, relucientes, 
satisfechos los dueños del ganado 
y el guarda-puercos (con perdón) alegre. 

Pero hace pocos días los cochinos 
por quererse meter donde no deben, 
se entraron de rondón en una finca 
para refocilarse y darse un verde. 

Había allí unos cuantos Paraísos, 
cuyas llores, que un viento brusco y fuerte 
echó al suelo, formando bella alfombra, 
estaban ya diciéndoles: ¡Comedme! 

Y los marranos (con perdón) llenaron 
con un ansia voraz sus anchos vientres, 
revolcándose luego por el suelo 
para digno final de aquel banquete. 

Mas, ¡ah!, los cerdos (con perdón) á poco,, 
lanzando unos gruñidos estridentes, 
sufrían espantosas convulsiones, 
síntomas precursores de la muerte. 

[205J 



FELIPE PEHEZ 



Hay sucesos que son providenciales: 
y coincidencias que, en verdad, parecen, 
más que productos del acaso, anuncios 
que á los mortales míseros previenen. 

Marranos (con perdón), que con audacia 
donde no deben penetrar se meten; 
Paraísos, que sirven para darle 
justo castigo á su conducta aleve, 

y ser de El Porvenir esa noticia, 
todo se ajusta á lo que aquí sucede. 
i Ah! Ya saben ustedes que los yankees 
ahora están en un brete. 

Abril 1898. 



% !? 



¿306 







im:* 






Coplas 

Hubo más de uno en el mundo 
que, por no morir ahogado, 
no quiso pasar la mar... 
y luego se ahogó en un charco. 



Sujetar á aquel que lucha 
por no dejar que le roben, 
<es el medio más seguro 
•de ayudar á los ladrones. 



Al jigante Goliath 
David consiguió rendir, 
para los hombres sensatos 
jqué imprudente fue David! 



Sin saber por qué me alegro 
cuando sé que algún león 
se cansó de latigazos 
y se comió al domador. 



Más vale el rancho en presidio 
por infringir torpes leyes, 

[207] 



FELIPE PÉREZ 



que la mesa bien provista 
del marido complaciente. 

En los tiempos de peste 
no temas nunca 
de tormentas terribles 
la horrenda furia; 
que las tormentas 
el aire purifican 
y se la llevan. 

Quien sacrifica la vida 
sólo adelanta su fin; 
quien sacrifica la honra 
¿para qué quiere vivir? 

En los lances de la vida 
triste condición demuestra 
el que mide al enemigo 
en vez de medir la afrenta. 



Hoy me dio por «echar coplas \ 
y la cosa no es extraña, 
porque ya dice un proverbio 
que «cuando el español canta...» 
4 Abril 1398. 



[208] 




IHDICE 



Pá-s. 

anteportada. 
Portada. 

Carta dedicatoria 5 

Poesía mambís 11 

Mal viaje 13 

Riffeños y yankees 14 

«Guásimas» filibusteras 16 

Feminismo yankee j 8 

Mira, mira como subo de Pregonero» á be- 
sugo 20 

Independienticémonos 23 

Queso norteamericano 25 

¡Bien hecho! 26 

[209] 



FELIPE PÉREZ 

Pácrs. 



La trinidad mambís 28 

Sensiblería yankee 29 

Comparsa filibustera 32 

Hazañas filibusteras 34 

Naturalmente 37 

¡Soóo! 37 

KTlie New York Herald : 38 

¡Viva la juventud! 41 

Nuevo agravio 44 

A^odón yankee 46 

Jingos y bizcaitarras 48 

¡Un yankee amigo!. * 51 

El tres de espadas yankee. 53 

Burlas del tiempo 57 

¡Que no lo sepan! 60 

Mister Cali 61 

La fiesta del árbol 61 

Pero, señor alcalde 63 

Cosas del World 65 

Pongo por caso 6Q 

Se explica 69 

¡Miss! ¡Miss! Miss! 70 

i Por mi gallo! 73 

<Una de Cali y otra de M...» 75 

Triunfos memo-dramáticos 77 

¡244! 79 

Tocinerías y jingos al hombro 82 

¡Oh, qué gran país! 83 

¡Oh. qué gran nación! 84 

«¡ Judadas» de B jlsa 86 

Cosas de ellos 88 

En su sitio 89 

;Me alegro^ 89 

[210] 



FIUBUSTERIAS 



Paga. 

Yankiserías 9 l 

¡Lee... chón! 9H 

¡Ahí duele! 95 

La frescura del Gobierno 9(> 

Y va de cuento 98 

Música de... cuadra 99 

Jingos... de por acá 100 

El Memorándum 101 

¡Buena ocasión! 103 

Más j mgos de por acá 105 

¡«Grasioso»! J06 

Regalitos de Toledo 103 

Cantares 110 

Al «Princesa de Asturias» 112 

Cantares marinos 115 

Para tal culpa tal pena 116 

Por eso 117 

Guaj ras 1 18 

•A ellos! 119 

¡Cuba libre! 12 » 

El q'únto, sí matar 122 

Máquinas portentosas 123 

Carta de un «capitalista» L 2 í- 

¡Viva España! 12S 

Duendecitos, ¿eh? 130 

El amor en los Estados Unidos 132 

La muerte de Maceo. 185 

EJn plagio yankee 138 

A los héroes de Punta Brava 141 

iankerías 143 

Refcanes 145 

¡Pobrecitas! 147 

Villancicos de la guerra 118 

[211] 



FELIPE PÉREZ 



Págs. 

Él robo de Europa 151 

Cuestión gramatical 152 

Los EE. UU. de A 152 

158 

«Monifacio y Maceo». 154 

Puede ser 155 

Prueba de atecto 156 

Epístola esdrújula 158 

El ingenio de Máximo 160 

Gobierno yankee . . .* 161 

¡Echarlos de su casa! 162 

¡Eso es ! 168 

¡Así! 164 

¡Oh, qué gran nación! 164 

Dos puntos 168 

¿Otra estrella? 169 

Señoras... ¡arr! 170 

Mister Górdon 178 

Con el capotín, tin, tín, tín 175 

Pez yankee 176 

¡Ladrones! 177 

Optimismos del gobierno 177 

El gran cañón 178 

I ! 180 

¡; Oro yankee! 181 

«The timo is Money» 188 

¡Ah Taylorcillo! 184 

¡Qué coincidencia! 186 

Y va de cuenta 189 

Males y malos 191 

¡Qué rabien! 194 

Buques disfrazados 196 

El cerdo inviolable 198 

[212] 



FILIL1CSTERÍAS 



Págs. 

}Ay, qué tío! 200 

Revista cómica 202 

Perfectamente histórico 205 

Coplas 207 



£213] 



ESTE LIBRO SE EMPEZÓ A IMPRIMIR 

EN EL ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO DE EL LIBERAL 

el 6 de Marzo de 1898. 

LA IMPRESIÓN ACABA 
EL DÍA 12 DEL MISMO MES Y ANO 

En estos seis días la gravedad de los aconte- 
cimientos ha aumentado sin cesar, y todo hace 
temer y esperar próximos sucesos de importancia 
extraordinaria. 

Hoy con más fe y con mayor entusiasmo que 
nunca, debe salir de nuestros labios y de nuestros, 
corazones este hermoso grito, que todo lo dice: 

¡VIVA ESPAÑA! 



PRECIO DE CADA EJEMPLAR 
Dos pesetas 

El producto total de la primera edición do 
este libro-quinientos ejemplares -sin dedu- 
cir gasto alguno, se destina á la 

Suscripción nacional 

para adquirir nuevos buques de guerra. 



\